Formación y Empleo: ¿Es caro hacerse piloto en España?

 

Llega final de septiembre y muchos jóvenes estudiantes que dejaron la PAU para este mes ven cómo se trastocan algunos de sus planes iniciales.  Es un momento clave para decidir sobre su futuro. La de piloto es una opción formativa que corresponde claramente al tipo de estudio vocacional, pero al que muchos jóvenes no se acercan por la idea que tienen de que resultan unos estudios carísimos. Sin embargo ¿Resulta más caro formarse para piloto de transporte de líneas aérea que, por ejemplo como médico en una Universidad privada? En este reportaje intentamos desmontar alguno de los mitos más frecuentes sobre formación aeronáutica.


Termina septiembre y todavía un montón de jóvenes estudiantes están decidiendo qué hacer en el futuro. Una de las opciones de formación más vocacionales sigue siendo, como demuestran la mayoría de encuestas, las vinculadas a las profesiones aeronáuticas. La más “aspiracional” sin duda es la de piloto de transporte de líneas aéreas, aunque la demanda de nuevos profesionales en sectores como el de técnicos de mantenimiento, del que se espera un importante aumento de contratación o TCP,s, han vuelto a ocupar un lugar prioritario entre las preferencias de miles de jóvenes.

Los datos de empleabilidad vuelven a ser una buena razón para optar por esta vía formativa. Después de años de crisis, durante los cuales se produjo un éxodo sin precedente de estos profesionales, especialmente de pilotos, ahora hay una auténtica escasez de profesionales formados y acreditados para desempeñar este trabajo, por lo que las condiciones y las ofertas de las compañías aérea van mejorando.

Prepare la cartera… O no

Una de las barreras típicas que en muchas ocasiones disuaden a los aspirantes a pilotos es el precio de estos estudios. Pero, ¿Realmente es más caro hacerse piloto que médico o ingeniero en una Universidad privada?En la horquilla de 65.000 a 100.00 euros. Este es el abanico de precios que cualquier joven que quiera convertirse en piloto de línea aérea tiene que “manejar” antes de dar el paso. Y es que desde que desapareciera la mítica ENA, Escuela Nacional de Aeronáutica, fundada en 1974 y privatizada en diciembre de 1990, no existe en España un sistema público de formación de profesionales de la aviación.

La Universidad lo ha intentado, aunque los estudios de grado en Gestión Aeronáutica, el nombre más común que se ha dado a la rama universitaria, han sido en la mayoría de los casos también de índole privada, y si se optaba por la doble titulación, es decir, conseguir la licencia de piloto de Línea Aérea, hay que pasar por caja también.

Desde el COPAC, el Colegio Oficial de Pilotos, la postura oficial sobre este tema es que la profesión de piloto es totalmente vocacional, pero opinan que requiere de una formación inicial sólida y completa, con lo que esto pueda llegar a significar en términos económicos, además de una permanente formación continua durante toda su carrera. Desde el colegio explican también que:  “La obtención de la licencia por sí sola no atribuye las competencias necesarias para el ejercicio profesional ni está a la altura del nivel de responsabilidad del piloto. El COPAC apuesta por la formación universitaria que permite al futuro piloto obtener un Título de Grado con un reconocimiento oficial. Es una formación que abarca habilidades técnicas y no técnicas, aporta más cualificación y a la larga más seguridad y eficiencia en la gestión de los vuelos. Además, posteriormente el piloto podrá acceder a una formación postgrado de especialización. Un piloto bien formado supone una mejora del sistema aeronáutico y de las compañías aéreas.”

No obstante, “extraoficialmente”, el COPAC muestra extrañeza por la gran diferencia que hay entre el curso de piloto más barato, los hay haciendo un google que no superan los 35.000 euros, a más de 90.000 los más caros. ¿Cuál es la diferencian? Se pregunta el Colegio.

Comparaciones odiosas

El hecho es que en épocas de crisis, según nos explica el presidente de la Asociación de Escuelas de Formación, AEFA, y presidente fundador de una de las escuelas más veteranas a nivel nacional, Aerotec, cada gasto, incluidos los destinados a educación, se mira con más detalle, analizando y comparando distintas opciones.

Supongo -explica Tomás Marqués- que en todas las profesiones pasa lo mismo, pero en la nuestra, por alguna singularidad corporativa, se da con más frecuencia y los pilotos solemos decir con cierta sorna y una sonrisa en la cara: ¡Mi hijo quiere ser piloto, vaya faena!” Pero en realidad, el argumento del presidente de Aerotec, conocido por su postura para que la profesión de piloto adquiera cada vez más prestigio apoyado en una formación de calidad, es que nada es caro o barato por sí mismo, depende con lo que lo compares.

En este sentido Marqués afirma que al no existir una vía pública para hacerse piloto de Línea Aérea, lo que más sentido tiene es comparar estos estudios con los que se realizan en universidades privadas.En primer lugar habría que hacer una consideración, que a juicio de la Asociación Española de Centros de Formación Aeronáutica, AEFA, supone una injusticia de partida: No existe ningún apoyo público, ni organizativo ni económico hacia los ciudadanos que eligen estudiar para ser Pilotos profesionales. Mientras que otras profesiones, cuentan con dinero público (léase de nuestros impuestos)  para formar hasta a 10 y 20 veces más titulados de los que España necesita, profesiones como la de Piloto Profesional sólo se pueden alcanzar a través de la formación privada. Los motivos de esta decisión política, merecerían un análisis detallado, pero a nadie se le escapa que el concepto de lo políticamente correcto -y mucha demagogia- están detrás de la situación actual.”, en palabras de Tomás Marqués.

El presidente de AEFA y Aerotec se toma muy en serio todo lo que tiene que ver con la formación de pilotos y ha llevado a cabo un interesante estudio comparativo entre los costes de hacerse piloto y los de obtener un grado, oficial o propio en una universidad privada.

Marqués explica en primer lugar que, como ocurre en el caso de las Escuelas aprobadas por AESA para la formación de pilotos de línea aérea, las universidades privadas tiene total autonomía para establecer el precio de sus grados, sean oficiales, es decir, reconocidos por la AECA, o propios. En este sentido afirma que el coste para los estudios de grado, máster o doctorado puede oscilar entre  5.000 y más de 20.000 euros por curso académico, en función de la especialidad elegida, los créditos de cada titulación, así como el nivel de “experimentalidad”, comenta Marqués, de los estudios, es decir, en función también del número de horas lectivas prácticas que el grado lleve asociado.

Los créditos –explica el fundador de Aerotec- son difíciles de equiparar, pero podemos decir que los estudios de piloto profesional, dentro de la modalidad integrada PTLA, están, por horas lectivas y horas prácticas, al nivel de un Gado Universitario de 4/5 años”.

Tomás Marqués, en defensa de la profesión, especifica también que no hay que olvidar que hay algo único en la formación de piloto y que a veces se olvida al hablar del precio de esta formación, “el practicum”, o lo que es lo mismo, la práctica de vuelo tanto en simulador como en avión real, “que es tremendamente caro”, afirma, “con la particularidad de que el ratio alumno/profesor es el más alto que existe, 1/1, ya que las clases de vuelo son estrictamente individuales. Esta circunstancia por sí misma ya eleva de manera significativa tanto el coste como la calidad implícita de la formación”.

Suspender es más caro de lo que te imaginas

Así pues, la primera conclusión en esta comparación que lleva a cabo el presidente de AEFA es que la obtención de la licencia de Piloto de Transporte de Línea Aérea equivale a un grado de 4/5 años en una universidad privada, con el atenuante, además, de que la instrucción de un piloto es una de las formaciones más personalizadas que existen.

Pero el responsable de la asociación de Escuelas de Formación Aeronáutica introduce otro elemento que se suele obviar, y es el precio de suspender en la universidad. “Cuando suspendes una asignatura hay que repetirla. Y claro, pagarla de nuevo. Pero ya no cuesta lo mismo, todas las universidades cobran más por la segunda vez, y todavía más por la tercera. ¿Cuánto más? En ocho Comunidades Autónomas el precio del crédito que se cursa por segunda vez se multiplica por dos, es decir, el doble…Y si es tú cuarto intento, llega a multiplicarse por seis el precio de la primera matrícula.”

En el caso de los estudios de pilotos, por la singularidad ya mencionada de la formación teórico/práctica, Marqués recuerda que requieren un aprendizaje de habilidades manuales, psicofísicas, psicológicas, etcétera, que hacen aconsejable una formación continuada e intensiva, en la que no tienen cabida los largos periodos vacacionales, que interrumpen la curva de aprendizaje.

Es por ello –explica- que la comparación no sería correcta si solo miráramos los coste anuales. Por el contrario debemos compararlos con la carga lectiva equivalente en años, lo que nos lleva a una proyección en el que la formación de PTLA equivaldría a una carrera de 4 años.” Si hacemos este ejercicio, afirma Tomás Marqués, nos daría una anualidad de entre 15.500 y 18.000 euros, “algo totalmente en línea con las carreras universitarias, e incluso por debajo si solo se compara con los Grados Universitarios que tienen un componente práctico elevado, como pueden ser odontología, medicina, arquitectura), incluso podemos hablar de una comparación todavía más favorable si la carrera elegida se imparte en inglés, como es el caso de la formación de piloto.”

Así por ejemplo, en este ejercicio comparativo que ha llevado a cabo el presidente de la Asociación, ofrece algunos datos, como el precio del primer año de medicina en alguna universidad privada que va de los 20.226 euros que cuesta en la Universidad Alfonso X El Sabio, de la Comunidad de Madrid, a los 9.900 de las más barata, la Universidad Católica de Valencia s. Vicente Mártir, en la misma Comunidad, y un precio de matrícula media el primer año de 14.747 euros.

Así pues, y aunque habría que considerar otras muchas cuestiones, como el salario bruto que reciben los “recién licenciados” o “los pilotos con pocas horas”, lo cierto es que en la comparativa del presidente de Aerotec y AEFA se deduce que formarse para piloto no resulta, finalmente, más caro que cursar un Grado en una universidad privada, aunque nadie lo duda, barato no es, y por lo tanto, no está al alcance todo el mundo.

Nuevas selección de pilotos españoles de Emirates.

Tomás Marqués no se olvida en su estudio de incorporar a su tabla otros costes como el del coste de la vida, el de oportunidad, así como la empleabilidad de los diferentes estudios. Marqués considera el coste de la vida, con o sin desplazamientos, alojamiento, etcétera, que hay que añadir a la hora de hacer el cálculo de lo que cuesta una carrera universitaria. Así, explica: “Al ser intensivos los programas de formación de piloto, se reduce este gasto. Y no podemos olvidarnos del coste de oportunidad de acceder antes al mercado de trabajo, algo muy a tener en cuenta en un mercado laboral tan competitivo como el actual: Menos duración de la formación, implica acceder antes al mercado de trabajo.”

Marqués subraya otras ventas de la profesión de piloto, como la facilidad para encontrar trabajo en otros países, al estar en posesión de una licencia reconocida en la mayoría de países del mundo por tener el sello europeo, y…a pesar de la crisis, el nivel medio de las remuneraciones. “Finalmente –concluye Tomás Marqués- hay algo que es realmente difícil de valorar: esta formación nos permitirá ejercer la profesión vocacional más bonita del mundo”.

¿Y los salarios?

El pasado mes de junio, en el vuelo inaugural a La Habana, el presidente de Iberia, Luis Gallego, anunciaba que la aerolínea contrataría 120 pilotos para atender el incremento de actividad. Esta importante contratación, después de más de una década sin realizar convocatorias, guardaba una importante sorpresa, el salario manejado por la primera aerolínea nacional.

Los actuales copilotos o segundos cobran una media de 130.000 a 140.000 euros anuales, por los 160.000 euros que vienen a percibir los comandantes, mientras el personal entrante cobrará entre los 35.000 y los 40.000 euros. Los sueldos, por tanto, caen en torno a un 66% en cada una de las contrataciones. Es por ello, afirman desde Sepla, que la mayoría de los pilotos con horas que se fueron durante la crisis no quiere volver a España, aunque, explican: “la escasez de pilotos, que está ocasionando auténticos problemas a las aerolíneas, como se vió en el caso de Vueling este verano, hará que los sueldos vayan creciendo, como ya está ocurriendo en países como Estados Unidos, Alemania o Reino Unido.

Dónde formarse

Para obtener la licencia de piloto de transporte de línea aérea hay que contratar el curso en una organización de formación autorizada por la Agencia Española de Seguridad Aérea -AESA- . Y lo mismo ocurre con la licencia de Técnico de Mantenimiento Aeronáutico -TMA.  Esta circunstancia implica que hay que ser cuidadoso con la escuela que se elige, y mirar con lupa que tenga todas estas autorizaciones de la Agencia. La cosa no es complicada porque las escuelas que tienen todo en orden,  dan bastante visibilidad a estas certificaciones, y por si existe alguna duda, la propia AESA tiene en su página web un listado de las organizaciones de formación autorizadas. (PINCHA AQUÍ PARA VER EL LISTADO DE AESA).

Una buena forma de conocer las posibilidades que ofrece cada una de las organizaciones, así como sus programas formativos, sus instalaciones y sus ayudas financieras para la realización de estos concursos es acudir a las Jornadas de Puertas Abiertas que suelen organizar este tipo de escuelas. El fin de semana del 24 y 25 de septiembre suele ser el elegido por la mayoría de ellos para presentarse a los jóvenes que aún están decidiendo sobre su futuro profesional.

A continuación podéis encontrar información sobre tres de estas escuelas, todas ellas en el ámbito de Cuatro Vientos, el aeropuerto madrileño es el que más actividad formativa agrupa de todo el territorio nacional, sede de algunas de las escuelas más reputadas del sector.

1.- AEROTEC

En Cuatro Vientos, Aerotec Escuela de Pilotos se ha convertido en una de las mejores alternativas para cursar los estudios de piloto que darán acceso a la obtención de la licencia. Los números hablan por sí solos: AEROTEC ha realizado más de 240.000 horas de vuel ode formación, de las cuales unas 180.000 son de vuelo real, y unas 60.000 en simulador, y a lo largo de su historia ha  formado a más de 2.700 alumnos. ç

Ofrece a los alumnos, además de unas modernísimas instalaciones inauguradas hace dos años, un moderna flota de aviones elegida por los profesionales de la escuela para cubrir las necesidades específicas de cada una de las fases de instrucción de vuelo. En total son 30 aeronaves en perfecto estado de uso, listas para el despegue, todas en propiedad, que se renuevan y amplían constantemente. En los últimos cuatro años esta flota se ha incrementado en un 100 por 100.

En cuanto a la plantilla de simuladores son los siguientes:

• 3 ATC-810 (Flight Navigation Procedure Training- I)• 3 ATC-810 (Flight Navigation Procedure Training- I)

• 3 AST-300 ( Flight Navigation Procedure Training- I)• 3 AST-300 ( Flight Navigation Procedure Training- I)

• 1 ALSIM-100 (Flight Navigation Procedure Training-I)• 1 ALSIM-100 (Flight Navigation Procedure Training-I)

• 2 ALSIM-200 MCC (Flight Navigation Procedure Training-II MCC)• 2 ALSIM-200 MCC (Flight Navigation Procedure Training-II MCC)

• 1 ALSIM-50 FNTP-I• 1 ALSIM-50 FNTP-I

• 1 Airbus-320 (Full Flight)• 1 Airbus-320 (Full Flight)

• 1 Entrol A32 de última generación FNTP-II• 1 Entrol A32 de última generación FNTP-II

La escuela acaba de anunciar, además, que ha adquirido un nuevo simulador de Airbus A320, cuyas obras de instalación y acondicionamiento han empezado ya y estarán concluidas en los próximos meses.

2.- EUROPEAN FLYERS

Otras de las escuelas de referencia en Cuatro Vientos es European Flyers, que ofrece también una dilatada experiencia en la formación de pilotos, en este caso de helicóptero y avión, tanto en esta base de Cuatro Vientos como en el aeródromo de Mutxamel en Alicante. La escuela es heredera de las capacidades de la antigua Gestair Training y desde el pasado año, de la división de formación de helicópteros de Intercopters, otra de las escuelas clásicas del aeródromo madrileño, y que aún se encarga del mantenimiento de toda la flota de la escuela, lo que es otra garantía de calidad para los futuros alumnos.

Recientemente añadió a su moderna flota de aviones dos nuevos bimotores Diamond DA-42 NG que adquirió el pasado mes de marzo, y que se han sumado a la flota de aviones y helicópteros que emplea esta escuela en sus distintos cursos de piloto de avión y helicóptero.




3.- CITHE

Otra de las profesiones aeronáuticas que experimentarán un importante aumento en la demanda de profesionales es la de Técnico de Mantenimiento Aeronáutico. En el mismo escenario madrileño de Cuatro Vientos nos encontramos con CITHE, una de las organizaciones de formación de Técnicos de Mantenimiento más veteranas de España. Su supervivencia y crédito se han conseguido tras años de inversión continua en medios y equipos, para ofrecer a los alumnos las herramientas más apropiadas para conseguir la licencia que permitirá realizar reparaciones de aviones y helicópteros además de sus sistemas.

Su larga trayectoria le ha permitido suscribir contratos de colaboración con las empresas de la industria del transporte aéreo más relevantes del sector para la realización de las prácticas de los alumnos, que son obligatorias para obtener la licencia de Técnico de Mantenimiento Aeronáutico.

Dese hace varios años, además, CITHE ha impulsado, junto a sus socios Intercopteres y Aerodynamics, en Málaga, un nuevo y ambicioso proyecto formativo, Aviation Group, para la formación de TCP,s, contando con uno de los equipamientos más avanzados y completos de España para este tipo de formación, como un simulador a tamaño real de A320, y el único simulador de fuego en cabina, para el entrenamiento de emergencias, que existe en una empresa de formación en España.

la escuela organiza el sábado 24 de septiembre una nueva Jornada de puertas abiertas para dar a conocer sus instalaciones a todos los interesados.

Fue el primer centro en España en obtener el reconocimiento EASA para la impartición de cursos en formación básica, con el fin de que  en un futuro sus alumnos adquieran  la   capacidad de  certificar tareas de mantenimiento y requisitos de aeronavegabilidad en un centro certificador EASA parte 145.

Gracias a la experiencia adquirida , la calidad de su  profesorado y los convenios que mantienen con las empresas del sector , Cithe ha formado a más de 1.000 alumnos, de los cuales el 80% se encuentra trabajando en el sector , tanto en España como fuera de nuestras fronteras

Entre otras de sus capacidades, Cithe examina en nombre de la autoridad realizando las pruebas oportunas  a aquellos alumnos que deseen examinarse por libre en lugar de realizar un curso presencial.


Tags:

 
 
 

0 Comentarios

 

Sé el primero en comentar la noticia.

 

Escribe un comentario

 




XHTML: Puede usar:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>