Espacio Misiones

Concluye con éxito la captura de basura espacial a 400 kilómetros de la Tierra

La misión europea RemoveDEBRIS ha logrado evaluar tres diferentes tecnologías para intentar limpiar de pequeños desechos espaciales la órbita baja terrestre, poblada por millones de restos que viajan sin control.

Acaban de terminar con éxito las primeras pruebas en órbita para atrapar escombros espaciales en torno a la Estación Espacial Internacional (ISS), a unos 400 kilómetros de altura de la Tierra, algo que no se había ensayado con anterioridad.

La misión de bajo coste se ha bautizado RemoveDEBRIS ‒también llamada RemDeb‒ y se basa en un satélite del tipo SSTL-42 de 100 kilos construido por la compañía británica SSTL y desplegado desde la Estación Espacial Internacional (ISS).

Su objeto ha pretendido poner a prueba las posibilidades de tres tecnologías distintas de Remoción de Desechos Activos o ADR (Active Debris Removal) para evitar colisiones en cadena de basura espacial que aumenten todavía más los restos que orbitan alrededor de nuestro planeta.

 

Una de las técnicas probadas ha consistido en una red para capturar un micro satélite a 7 metros de distancia. Otra ha sido utilizar un arpón que ha logrado atrapar otro micro satélite y la tercera alternativa ha evaluado un sistema de navegación óptica o VBN (Vision Based Navigation) para preparar el encuentro con objetos en órbita que viajan sin control.

La última de las tecnologías evaluadas ha sido la del arpón, que se probó el 7 de febrero y que se estima que podría capturar cada año entre 5 y 10 escombros espaciales de más de 10 centímetros.

El ensayo con éxito de la red para atrapar objetos en el espacio se efectuó el 16 de septiembre y a finales de octubre se realizó el del sistema de navegación, que ha permitido seguir un micro satélite experimental puesto en órbita, observar su trayectoria y grabar el proceso.

El satélite RemoveDEBRIS es el más grande que se desplegado al espacio directamente desde la ISS. Llegó a la ISS el pasado 4 de abril a bordo de la nave espacial norteamericana de reabastecimiento Dragón. Su despliegue al espacio se realizó el 20 de junio desde el módulo japonés Kibo mediante el brazo robótico Canadarman-2.

Con financiación del Séptimo Programa Marco de la Unión Europea, la misión es el resultado del trabajo de un consorcio internacional coordinado por el Centro Espacial Surrey británico y Airbus Defence and Space, que ha contado con la participación de empresas e instituciones de los Países Bajos, Francia, Alemania, Suiza y Sudáfrica.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies