La ESA presenta una constelación de satélites magnéticamente puros: Swarm

 

Juan Pons, enviado especial a Ottobrunn (Alemania). Astrium, la compañía europea de satélites, ha presentado en sociedad la constelación de satélites Swarm, tres plataformas sin el menor rastro de elementos, equipos o subsistemas con componentes magnéticos a bordo.

Swarm estudiará el geomagnetismo terrestre

Swarm estudiará el geomagnetismo terrestre

La ceremonia tuvo lugar en Ottobrunn (Alemania) y los maestros de ceremonias fueron Volker Liebig, director de la Dirección de Observación de la Tierra de la Agencia Espacial Europea (ESA) y Evert Dudoc, máximo responsable de Astrium Satellites, contratista principal del programa.

Swarm forma parte del programa de observación de la Tierra (EOEP) de la ESA, y en su fabricación han participado cerca de 30 empresas de 13 países. España es uno de los países participantes, y las compañías Alter Technology Group, GMV y Thales Alenia Space España son las que han aportado su saber hacer a la construcción de los satélites.

 Alter Technology Group ha efectuado el aprovisionamiento y ensayo de los componentes electrónicos. GMV, además de los estudios de definición de la misión, ha desarrollado los procesadores operacionales, el simulador de prestaciones del sistema y los receptores GPS. También ha puesto a punto el Centro de Control y del Sistema de Control de la órbita. Thales Alenia Space España ha desarrollado y fabricado los transpondedores en banda S.

MAGNETISMO CERO 

Tres satélites conformarán la constelación Swarm

Tres satélites conformarán la constelación Swarm

La razón de ser de Swarm es la de proporcionar los datos más exactos jamás obtenidos sobre el campo geomagnético de la Tierra y su evolución en el tiempo. De este modo, la comunidad científica internacional estará en disposición de mejorar nuestro conocimiento respecto a cómo influyen en el clima los fenómenos que se desarrollan en el turbulento interior de la Tierra.

 La misión Swarm tiene dos grandes particularidades. La primera es que las plataformas no cuentan con elementos magnéticos a bordo. Como todos ellos van a medir campos magnéticos, se ha eliminado hasta el más mínimo rastro magnético para evitar distorsiones en la captura de las mediciones. “Todos los equipos de los satélites Swarm están magnéticamente limpios”, asegura el profesor danés Eigil Friis-Christensen, director científico de la misión.

 La otra singularidad de la constelación radica en que sus tres satélites se colocarán en órbitas polares diferentes. Dos de ellos volarán juntos a una altura de 450 kilómetros mientras que el tercero orbitará a gran distancia de los anteriores y a una altura de 530 kilómetros.

 Los satélites estudiarán los procesos geo-dinámicos y la interacción del núcleo de la Tierra con el manto, dibujarán la magnetización de la litosfera y su interpretación geológica, determinarán en 3-D la conductividad eléctrica del manto y analizarán la corriente eléctrica que fluye a través de la magnetosfera y la ionosfera.

 Los datos obtenidos por la misión Swarm ofrecerán a los científicos una visión única del interior de la Tierra, lo que redundará en un mejor conocimiento de los procesos atmosféricos y los patrones de circulación de los océanos que influyen en el clima y en el tiempo atmosférico.

 Está previsto que los tres satélites viajen a bordo de un cohete Rockot y vuelen al espacio en julio de 2012 desde la base espacial rusa de Plesetsk.

 Los satélites Swarm son una evolución de Champ, un satélite alemán también diseñado por Astrium. Lanzado el 15 de julio de 2000, permaneció en órbita hasta el 19 de septiembre de 2010, lo que supone que facilitó datos científicos durante diez años.

Tags:

 
 
 

0 Comentarios

 

Sé el primero en comentar la noticia.

 

Escribe un comentario

 




XHTML: Puede usar:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>