Espacio Misiones

La ESA quiere retornar a la Luna, potenciar las misiones a Marte y aumentar su cooperación con China

Los 22 países de la ESA han definido una hoja de ruta para continuar desarrollando y financiando programas espaciales junto con la Unión Europea de forma sostenible y eficiente.

La Agencia Espacial Europea (ESA) afirma haber “concluido con éxito” la Reunión Ministerial Intermedia que ha tenido lugar en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC), a la que califica de “un nuevo hito” en el camino hacia Space19+, la cumbre ministerial que se celebrará en noviembre de 2019 y en donde se deberán aprobar nuevos programas espaciales y sus respectivos presupuestos.

Pedro Duque, el titular de la cartera de Ciencia, Innovación y Universidades, ha desvelado que Space19+ tendrá lugar en Sevilla, la opción principal que adelantaba Fly News en su información del 24 de octubre‒, en donde se pretende abordar la estrategia de la agencia “para la próxima década” y aprobar proyectos para los siguientes 4 años “por más de 12.000 millones de euros”, afirman fuentes ministeriales.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, Jan Worner, el director general de la Agencia, ha puesto de relieve que los representantes de los 22 países asociados han adoptado dos resoluciones. Una de carácter legal, que atribuye al director general la facultad de establecer “relaciones apropiadas entre la ESA y la Unión Europea”. Y una segunda, en donde se le asignan “orientaciones estratégicas” para que en la capital de Andalucía se decidan los programas y actividades que debe asumir la Agencia “a partir de 2019”.

Como máximo responsable ejecutivo de la ESA, Worner ha concretado que el futuro mapa de ruta de la Agencia se apoya “en cuatro pilares”, el primero de los cuales es “aumentar el presupuesto del programa científico” de la ESA dedicado a la exploración del Universo con el objetivo de “retornar a la Luna ‒o a la órbita cislunar‒ y potenciar las misiones robóticas al planeta rojo”. A ello se añade “continuar con la colaboración con la NASA” y “ampliar la cooperación con socios nuevos, como es el caso de China”.

Los otros tres pilares son potenciar la protección de las infraestructuras espaciales y la seguridad frente a objetos peligrosos cercanos a la Tierra y la basura espacial; continuar con la mejora de los programas de navegación (Galileo) y telecomunicaciones; y apoyar la innovación, el surgimiento de nuevas tecnologías y el desarrollo de nuevos lanzadores espaciales.

Por lo que respecta a las relaciones ESA-UE, los ministros desean garantizar “la I+D de la próxima generación de GNSS europeo”, así como “asegurar la continuidad y la evolución del componente espacial de Copernicus”, la constelación europea de observación de la Tierra, cuyos satélites son diseñados, desarrollados y fabricados bajo la responsabilidad de la ESA.

En el marco de la mejora de su estructura y capacidades, Worner ha asegurado la voluntad de los países miembros de “mejorar la política industrial y agilizar la toma de decisiones en el seno de la ESA”.

Creada en 1975, las 22 naciones que forman parte de la ESA son Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, Rumania, Reino Unido, Suiza y Suecia. Canadá goza del estatus de país asociado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies