Indra disminuye sus costes 20 millones de euros en 2015 pero aumenta su deuda

 

La dirección financiera de Indra ha informado a los representantes del comité de empresa que en el segundo semestre de 2015 ya hubo generación de caja positiva y que el resultado mejorará gracias, sobre todo, al alza del mercado nacional de defensa.

Sede de Indra en Alcobendas (Madrid).

Sede de Indra en Alcobendas (Madrid).

A falta de conocer las cifras de final de ejercicio, que la compañía tecnológica española comunicará el próximo 29 de febrero, la dirección financiera de Indra ha adelantado a las centrales sindicales que el Ebitda mejoró en los nueve primeros meses del año 2015 un 3 por ciento, aunque lejos del objetivo del 10 por ciento marcado en el plan que Boston Consulting Group diseñó para la empresa para revertir los números rojos de los últimos años. La dirección financiera alude como causa de esta desviación el retraso de la aplicación del Expediente de Regulación de Empleo que tiene abierto Indra para un máximo  de 1.750 empleados del grupo.

Algunos medios económicos hablan, no obstante, de un aumento de la deuda desde los 90 millones de euros en 2014 a más de 500 millones el pasado año, incluyendo rumores sobre la posible venta de varias divisiones del grupo, para reducir la actividad a Infraestructuras y  Aeronáutica. Estos mismos medios hablan del anuncio de una importante remodelación de las filiales y actividades en el exterior de la compañía.

La empresa habrá conseguido unos ahorros de coste de  20 millones de euros en 2015, la cifra ascenderá a 90 millones en 2016  y a 120 en el año 2017. De la cifra de 2015, y según explicó la dirección financiera de Indra a  los representantes del comité de empresa, el mayor volumen corresponde a los obtenidos en la filial brasileña, “a la que se vienen aplicando controles de caja semanales”.

Además, durante el segundo semestre de 2015 Indra ya tuvo una generación de caja positiva, gracias, en parte, a la ampliación del plazo de pago a proveedores, que ha pasado a 60 días con carácter general, revirtiendo la tendencia de destrucción de caja.

La deuda de la compañía, 6,6 veces el Ebitda, unos 850 millones de euros sigue siendo alta, reconocieron los directivos de Indra, en relación a la media del sector, aunque Indra trabaja en el objetivo de una reducción significativa de la misma en el plazo de año y medio.
La dirección financiera de la empresa informó al comité de empresa que el mercado nacional, uno de los que más había caído en los últimos años, está al alza y se están consiguiendo importantes contratos en defensa con buenos márgenes.

Indra mantiene un ERE activo sobre un máximo de 1.750  trabajadores de su plantilla en España, hasta la fecha han causado ya baja 1.263 empleados, entre voluntarios y forzosos, y queda pendiente la resolución sobre 137 empleados, más otros 350 afectados por medidas alternativas al despido.

Tags:

 
 
 

0 Comentarios

 

Sé el primero en comentar la noticia.

 

Escribe un comentario

 




XHTML: Puede usar:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 
" />