Boeing: 2.100 millones de dólares en costes extra

 

Una semana antes de hacer públicos sus resultados del segundo trimestre del año, Boeing ha tenido que reconocer que estos incluirán más de 2.000 millones de dólares de cargos extras en tres programas.

El quinto Boeing 787 es uno de los dos aviones de desarrollo que Boeing quería modificar para su venta. De los seis ejemplares, tres han sido donados a museos, y otro modificado y vendido al Gobierno de México.

El quinto Boeing 787 es uno de los dos aviones de desarrollo que Boeing quería modificar para su venta. De los seis ejemplares, tres han sido donados a museos, y otro modificado y vendido al Gobierno de México.

Boeing ha anunciado que el programa 787 tendrá un sobrecoste de 847 millones de dólares después de impuestos; el B-747 de 814 millones; y el KC-46A 393 millones. Un total de 2.054 millones de dólares, que, antes de impuestos son todavía más: 2.999 millones. De esos, Boeing Commercial Airplanes asumirá 2.780 millones y Boeing Military Aircraft, parte de Boeing Defense, Space & Security 219 millones. Parte de los costes del KC-46A se imputan a la división comercial por ser el avión un derivado del B-767 y ser construido por esta división.

Los costes extra en el Boeing 787 Dreamliner se deben a que la compañía ha decidido no modificar dos de los aviones de pruebas para poder venderlos. Ambos acumulan un total de más de 6.700 horas de pruebas en vuelo y en tierra, y el coste de su modificación no se compensaría con el ingreso que se podría obtener por su venta. Ambos aviones se han transferido en los libros del programa 787 a gastos de investigación y desarrollo.

En el caso del B-747  además del coste extra se ha cancelado la previsión de incrementar la tasa de producción de los actuales 0,5 aviones a un avión al mes en 2019 como consecuencia de que el mercado de la carga aérea no se está recuperando como esperaban, y se venderán menos B-747-8F de los previstos, y además por un importe menor del estimado que se podría obtener.

Finalmente, el cargo en el programa KC-46A ya había sido anunciado y se debe a retrasos y problemas técnicos en el desarrollo, incluidos los cambios que hay que hacer en la pértiga de repostaje tras analizar los resultados de las primeras pruebas. Estas mostraron unas fuertes cargas axiales. Los retrasos en las pruebas además están afectando a las modificaciones que habrá que hacer en los aviones de producción dado que están saliendo de la cadena de montaje sin ellas.

En el lado positivo, Boeing ha completado las pruebas de repostaje con F-16, A-10 y C-17, el denominado “Hito C” del programa, que era necesario cumplir para que la USAF diese el visto bueno para iniciar la producción.

Tags:

 
 
 

0 Comentarios

 

Sé el primero en comentar la noticia.

 

Escribe un comentario

 




XHTML: Puede usar:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>