Aeropuertos Aviones Aviones comerciales

Akka Technologies prueba su propuesta de avión de fuselaje desmontable

Link&Fly es el nombre que la ingeniería Akka Tecnologies ha dado a su proyecto de avión comercial de fuselajes desmontables, y que encuadra dentro de su propuesta de aeropuertos verticales.

Link&Fly es el nombre que la ingeniería Akka Tecnologies ha dado a su proyecto de avión comercial de fuselajes desmontables, y que encuadra dentro de su propuesta de aeropuertos verticales.

Como parte del proyecto de definición y desarrollo de esta propuesta de aeronave que se presentó en la pasada edición del salón de Le Bourget, Akka ha probado un modelo a escala 1:13 (mínima necesaria para validar la aerodinámica) en la localidad francesa de Saint Yan (departamento de Saona y Loira). Según Akka la prueba fue un éxito “confirmando los cálculos efectuados por la compañía”.

El diseño corresponde a un avión de un pasillo de alcance medio, en el que las alas, sistema impulsor y cabina de mandos forman una unidad, y el fuselaje otra.

Según las cuentas de Akka, “con la tasa de crecimiento actual del tráfico aéreo, los aeropuertos del mundo alcanzarán un punto de saturación en 2030”. Con esta premisa en mente, consideran que la solución es un “sistema de transporte aéreo multimodal que incluye un avión de cabina desmontable y un aeropuerto verticalizado en la ciudad”.

Al aterrizar, alas y fuselaje se separan, y mientras las alas se sitúan en una zona para repostar combustible y revisarlas, el fuselaje, con el pasaje, maletas y carga a bordo, es trasladado por tierra a una terminal en la ciudad, donde se llevará a cabo el desembarco y descarga del mismo “descongestionando los aeropuertos y sus alrededores”.

Mientras, en ese mismo aeropuerto de la ciudad, otro fuselaje se habrá cargado con pasaje y carga para el vuelo de regreso, y llegará al aeropuerto justo a la hora de despegar, uniéndose a otras alas. Según Akka “esta cabina podría propulsarse por tierra con un sistema eléctrico autónomo”.

Para Akka: “Embarcar en el centro de las ciudades permitiría a los pasajeros acortar los tiempos de desplazamiento hasta los aeropuertos, y reducir el espacio de parking. Mientras el fuselaje está separado del avión, en las zonas de despegue, las aerolíneas pueden realizar las tareas de mantenimiento de los aparatos de una manera más rápida. Así el tiempo de espera entre un vuelo y el siguiente podría acortarse unos 30 minutos. El sistema ideado optimiza los tiempos de rotación desde los 50 minutos necesarios actualmente para aviones de tamaño similar, hasta poco más de 20 minutos. Esto permitiría ahorrar costes a las aerolíneas que podrían aumentar el número máximo de vuelos por día desde los 7 actuales hasta los 9. Además el sistema de cabina extraíble permite reemplazar la carga y/o los pasajeros que llegan a destino por la de los nuevos pasajeros que parten aprovechando al máximo el tiempo”.

Según la visión Akka, las aerolíneas además ahorrarían ya que sólo tendrían que comprar los pods de fuselaje, mientras que las alas se alquilarían.

Akka también propone fuselajes no presurizados para carga, por lo que resularían más baratos y ligeros.

La idea de fuselaje desmontables circula desde hace más de 50 años. En muchas ocasiones se ha propuesto como sistema de seguridad, al soltarse el mismo y poder descender con paracaídas en caso de una emergencia. Algunos aviones militares, como el bombardero B-1 o el avión de ataque F-111 no contaban con asientos lanzables para la tripulación. En su lugar la cabina entera era lanzada y descendía en paracaídas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies