Empresas Industria Motores

ITP Aero compra la factoría de Rolls-Royce en Hucknall

Instalaciones de Rolls-Royce, ahora de ITP Aero, en el antiguo aeródromo de HUcknall.
Instalaciones de Rolls-Royce, ahora de ITP Aero, en el antiguo aeródromo de HUcknall.

La factoría que Rolls-Royce tenía en el antiguo aeropuerto de Hucknall, acaba de pasar a depender de ITP Aero.

Tal y como Rolls-Royce anunció en diciembre pasado, su planta en Hucknall, al norte de la ciudad de Nottingham ha pasado a depender de ITP Aero.

Esta planta, situada en el antiguo aeródromo de la localidad y que puede considerarse como uno de los claves en la evolución de la aeronáutica británica, produce distintos componentes para los motores de Rolls-Royce incluidos cámaras de combustión y álabes de guiado salida del fan “que son complementarios a los fabricados en otras instalaciones de ITP Aero” explican desde la empresa española.

Además de esta planta, ITP Aero se hará cargo proximamente de “la ingeniería de diseño y la gestión de la cadena de suministro asociadas a fabricaciones complejas”.

Según continúan explicando desde ITP Aero: “La integración de Hucknall en ITP Aero añade aproximadamente 700 empleados a la plantilla global, que asciende a 4.300 en todo el mundo”.

Con la nueva  planta, ITP Aero cuenta con tres centros: Hucknall, Whetstone y Lincoln, y aproximadamente 900 empleados en total en Reino Unido.

Carlos Alzola, consejero delegado de ITP Aero, ha señalado: «El anuncio de hoy es un hito importante para ITP Aero, ya que Hucknall se convierte en una parte fundamental de nuestra compañía. Estamos ilusionados por comenzar a trabajar junto a los profesionales de Hucknall, de cara a maximizar las oportunidades y reponernos juntos del impacto de la pandemia de COVID-19″.

ITP Aero, que en 2020 perdió 13 millones de euros, cerró un ERE para el 15 por ciento de su plantilla en España, debido a los problemas derivados de la crisis del Covid-19. La empresa vasca, propiedad de Rolls Royce, está actualmente en proceso de venta. Rolls Royce anunció hace unas semanas que sigue recibiendo ofertas.

Tanto el Gobierno español como el vasco están intentando que la compañía se quede en manos españolas, y que no pase a depender de fondos de capital, cuyo objetivo sería una nueva venta en el medio plazo. Uno de los problemas que apuntan varios medios económicos para que finalmente esta opción sea la que triunfe, es el precio al que ha sido valorada el motorista vasco por parte de su actual propietario, la británica Rolls Royce.

De hecho, estos mismos medios señalan que la integración de la británica Hucknall supone un incremento del precio final de ITP Aero, en un momento en el que los posibles compradores españoles, no están atravesando por su mejor momento.

Pero aunque la división comercial sufra la crisis derivada de la pandemia, el hecho es que ITP Aero ha entrado a formar parte del consorcio del motor del futuro FCAS, uno de los programas de defensa con mayor proyección de inversión de los últimos años, en el que la empresa vasca participa en el pilar del futuro motor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies