Internacional Opinión

¿Para cuándo un plan  de protección a la PyME aeronáutica?

Lo impensable hace solo un año, está ocurriendo. El sector aeronáutico español, y en particular el andaluz, se enfrenta a su primera gran crisis en más de una década.

La reducción de la producción de ciertos programas de Airbus está impactando fuertemente en la carga de trabajo, y ahora se añade la decisión de Boeing de paralizar la producción de su problemático 737 MAX, lo que ha comenzado a afectar a más empresas andaluzas.

Aunque todas estas circunstancias se veían venir, nunca se está suficientemente preparado. El impacto en el empleo será importante en las pequeñas empresas que forman nuestra cadena de suministro. Estas pequeñas empresas son las que están creando el empleo aeronáutico en los últimos años, pero también son las más expuestas a cualquier vaivén económico de las grandes compañías tractoras.

La solución para las grandes compañías es más sencilla y menos traumática: planes de retiro voluntario, traslado a otros centros de trabajo, recuperar trabajos externalizados, y no renovación de contratos temporales.

Las empresas pequeñas no cuentan con todas estas herramientas, y sin embargo son el vivero que permite mantener los costes de los grandes bajo control. Son también poseedoras de un gran conocimiento, adquirido con mucho esfuerzo, en nichos de producción que ya no son interesantes para las grandes OEM,s, y que en ningún caso deben perderse.

Es ahora el momento en el que la Administración, junto a la industria, deben poner en marcha un plan para proteger esas capacidades. No se trata solo de salvar a una  determinada empresa, sino de salvaguardar nuestra competitividad, ya que la  capacidad como país es la que está en juego. Esas competencias, una vez perdidas, son muy difíciles de recuperar. España ha logrado un puesto importante en la industria aeroespacial mundial, y no debemos permitir dar paso ni un paso atrás en la primera crisis seria que nos afecta.

«El sector aeronáutico español, y en particular el andaluz, se enfrenta a su primera gran crisis en más de una década, por la reducción de algunos programas de Airbus, y la paralización de la producción del Boeing 737 MAX.»

En Andalucía las federaciones empresariales, como la del Metal, FEDEME, ya han dado la voz de alarma, pidiendo a Airbus de manera expresa que empiecen a compensarse programas militares por programas comerciales/civiles, como el ‘A320 NEO’, el ‘A321 NEO’ o el ‘A321 XLR‘, cuya dinámica es totalmente contraria a la de los aviones militares del grupo, en constante retroceso.

Esta sería una solución, sin duda, que ejecutivos españoles del grupo también vienen demandando hace tiempo. Ahora, con el Gobierno ya constituido, parece que puede avanzarse en el nuevo Plan Aeronáutico Nacional, esta situación que está afectando especialmente a las PyMES andaluzas no debería caer en el olvido dentro de un plan de acción para esta industria.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies