CESA participará en el desarrollo del telescopio más grande del mundo

 

La Organización Europea para el desarrollo Astronómico en el Hemisferio Sur, ESO por sus siglas en inglés, ha seleccionado a la compañía madrileña CESA como responsable del desarrollo y fabricación de los prototipos que soportarán el espejo primario del E-ELT, el telescopio más grande del mundo que se instalará en el desierto de Atacama, Chile.

Cesa construirá los soportes del espejo primario del E-ELT

Cesa construirá los soportes del espejo primario del E-ELT, el mayor desarrollado hasta la fecha, con 39 metrosde diámetro.

La Compañía Española de Sistemas Aeronáuticos, CESA, ha sido la ganadora del concurso lanzado por la ESO para la construcción de los soportes del espejo primario del E-ELT, Extremely Large Telescope, el telescopio que deberá estar en funcionamiento en 2020 en el desierto de Atacama, en Chile. Como todos los componentes de este gran telescopio, la dificultad añadida de estos soportes es que deben sustentar el espejo primario más grandes construido nunca para un sistema de observación.

Con un diámetro de 39 metros, el  más grande que existe hasta ahora mide 10,5 metros, , integrado por 798 espejos hexagonales agrupados en 6 sectores de 133 espejos cada uno, tendrá, según afirma CESA, “una calidad de observación astronómica en el campo visible e infrarrojo única hasta la fecha“. Cada uno de estos espejos hexagonales mide 1,4 metros (de esquina a esquina) y 50 mm de espesor. Para mantener la forma geométrica que permite producir las calidades ópticas de observación exigidas, estos segmentos tienen unos sensores de control de posición activa, que corrigen la posición en escalas nanométricas.

CESA será responsable del desarrollo y fabricación de cinco QM o modelos de certificación de los soportes del sistema de ajuste de los espejos. Estos cinco componentes irán destinados uno a ensayos y los otros cuatro al cliente ESO para la realización de pruebas en el banco de ensayos que la organización posee en Garching, Alemania. Además, CESA tendrá que realizar ensayos de “elevada complejidad”, informa un portavoz de la compañía, por su particularidad que medirán las prestaciones del espejo simulando sus movimientos en la estructura del telescopio.

La primera unidad de ingenieria deberá estar lista en 2016, según los términos del contrato, mientras que las otras cuatro unidades de calificación se entregarán en 2017. Respecto  a las unidades de serie a montar en el telescopio, un portavoz de  CESA ha declarado a Fly New:  ”que  serán objeto de otro contrato en el que habrá que competir y en el que se pedirían los 798 espejos de los que consta el espejo principal M1 del ELT.”

Tags:

 
 
 

0 Comentarios

 

Sé el primero en comentar la noticia.

 

Escribe un comentario

 




XHTML: Puede usar:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>