Aeropuertos Drones Enaire

ENAIRE realiza las primeras pruebas de verificación de radioayudas con un dron en Barajas

Las pruebas de verificación se han realizado con la tecnología de Canard Drones, empresa con la que en aire tiene firmado un acuerdo de colaboración para la realización de este tipo de ensayos.

Un dron de la empresa Canard Drones sobrevoló 600 metros de la pista 14R-32L del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas a diferentes altitudes, de entre 3 y 20 metros. Canard Drones es la creadora de esta nueva tecnología de verificación de radioayudas a través de drones. Además, durante el mes de mayo, ENAIRE realizó pruebas también en diferentes instalaciones de Salamanca y en el Aeropuerto de Vigo.

La operativa realizada se encuentra dentro de una iniciativa interna de ENAIRE para la verificación del uso de soluciones que permitan en un futuro las actuaciones con drones dentro de los entornos aeroportuarios. Las mediciones obtenidas por aeronaves no tripuladas supondrán una reducción de la carga de trabajo para el actual avión tripulado encargado de realizar las calibraciones de las radioayudas en activo.

La aplicación de los drones en este ámbito ayudará en el mantenimiento periódico consiguiendo una mayor eficiencia y mejorando la fiabilidad de las medidas al permitir maniobras adicionales a las llevadas a cabo en la actualidad mediante equipamiento en tierra”, explican desde ENAIRE.

La realización de estas pruebas ha necesitado de un proceso complejo en el que ha participado diferentes departamentos de ENAIRE (controladores aéreos, técnicos de explotación y personal de la Torre de Control, Verificación en Vuelo, Seguridad Operacional, Coordinación de Operaciones, etcétera) y del Aeropuerto (Seguridad Operacional, Operaciones, etcétera), así como el propio Canard Drones como propietario de la tecnología utilizada.

La realización de estas pruebas necesitó un riguroso estudio de seguridad en el que participaron varios departamentos de ENAIRE y del gestor aeroportuario Aena. Derivado de ese estudio se determinó que era necesario cerrar la pista 14R-32L y las rodaduras A11, A12 y A13 del aeropuerto. Además, y con el objetivo de no interrumpir las operaciones del Aeropuerto, se eligió el horario en el que el menor volumen de tráfico previsto permitía la ejecución de las pruebas sin penalizar la operativa de los vuelos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies