Aviación ejecutiva Aviones Aviones corporativos

Dassault lanza el Falcon 10X

El nuevo Falcon 10X entrará en servicio en 2025 y podrá volar a casi 14.000 kilómetros con 8 pasajeros y 4 tripulantes.

Dassault ha decidido entrar en el mercado de los aviones ejecutivos grandes de muy largo alcance con el Falcon 10X que ha sido presentado el 6 de amyo. Se trata del avión más grande del fabricante dentro del sector de los aviones ejecutivos, superando al Falcon 8X, actualmente en proceso de certificación.

Sus dimensiones exteriores son una longitud de 33,4 metros, envergadura de 33,6 metros y 8,4 metros de altura. Su peso máximo al despegue será de 52.163 kg; el máximo sin combustible 30.754 kg y la capacidad máxima de combustible de 23.451 kg.

La cabina de pasaje, de 78,70 metros cúbicos, que podrá dividirse en cuatro zonas, que podrán configurarse de diferentes formas. Desde Dassault proponen como ejemplo una como galley/bar; otra dedicada a comedor y sala de reuniones, una tercera para entretenimiento, con un monitor de gran tamaño; y una última como dormitorio privado con una cama tipo queen (152 cm de ancho y 203 cm de largo; o bien una cama algo más pequeña pero añadiendo una ducha. En la configuración básica cada zona tiene 2,7 metros de largo y cuenta con cuatro ventanillas en cada lado pero también hay configuraciones con zonas más largas o más cortas. A esta cabina hay que añadir en la parte trasera un compartimiento de equipajes de 5,6 metros cúbicos.

Aunque Dassault ofrecerá una serie de opciones para cada sección de la cabina, los clientes podrán elegir cualquier otra configuración que puedan ofrecer empresas destinadas al equipamiento de aviones ejecutivos.

Esta cabina de pasaje tendrá 16,40 metros de largo; 2,77 metros de ancho y 2,03 metros de alto. Estas dimensiones, aunque no son las mayores en su segmento, si son en cuanto a ancho y alto, mayores por ejemplo que la cabina de la familia Bombardier CRJ. Según Dassault, la cabina de Falcon 10X será 20 cm más ancha y 5 cm más alta que la de cualquier avión de negocios no derivado de un avión comercial “que vuele hoy en día. Según Dassault, además, el sistema de aislamiento acústico hará que la cabina sea al menos tan silenciosa como la del Falcon 8X, considerda como la más silenciosa de todos los aviones ejecutivos.

El diseño 3D ha permitido optimizar los sistemas y aerodinámica del Falcon 10X.
El diseño 3D ha permitido optimizar los sistemas y aerodinámica del Falcon 10X.

Dassault señala como una ventaja adicional de esta sección que, por ejemplo, en la zona comedor o sala de reuniones, los ocupantes sentados junto a las ventanillas en la mesa, pueden levantarse sin molestar a su vecino en el asiento de pasillo.

Otra ventaja será el sistema de presurización, que mantendrá una altitud interior equivalente a 3.000 pies a una altitud de vuelo de 41.000 pies. Un Boeing 787 o un Airbus A350, aviones que “presumen” de la presurización de sus cabinas, mantienen una altitud interna de 6.000 pies a sus altitudes de crucero. La cabina también tendrá un alto índice de humedad para mayor comodidad de los ocupantes. Cada zona contará con un control diferenciado de temperatura con entradas de aire tanto en la parte superior como en la inferior de la cabina para un mejor control de la misma.

El fuselaje del Falcon 10X, de nuevo diseño, sección circular y construido en aluminio, incorpora 19 ventanillas a cada lado, de un tamaño un 50 por ciento mayor que las del Falcon 8X. El ala, por su parte, está realizada en materiales compuestos y optimizada para velocidad y eficiencia. Para aumentar la seguridad, todos los sistemas críticos en ellas están segregados y los depósitos de combustible presurizados.

Cockpit del Dassault Falcon 10X.
Cockpit del Dassault Falcon 10X.

La cabina de los pilotos incluye aviónica Honeywell Primus Epic y funciones con pantallas táctiles y un sistema de mandos digital derivado del usado en el caza Rafale con palancas laterales de control. Desde Dassault además destacan un modo de recuperación que se activa con solo pulsar un botón. En caso de desorientación por parte de los pilotos o si por ejemplo el avión se ve afectado por turbulencia de estela, al presionarlo el avión automáticamente se estabilizará y se situará a una altitud de seguridad. Otras medidas de seguridad incluyen dos HUD y el sistema de visión sintética FalconEye que permite aproximaciones en condiciones de baja visibilidad a hasta 100 pies de altitud.

El cockpit es además más ancho a la altura de los hombros de los pilotos para más comodidad de estos, y más largo. Esto último se ha diseñado así en previsión de que en el futuro pueda introducirse una nueva regulación sobre tiempos de vuelo para tripulaciones de dos pilotos, y que se permita que los asientos (que fabricará Stelia Aerospace) puedan reclinarse hasta quedar completamente planos.

El motor Rols-Royce Pearl 10X incorpora varios desarrollos tecnológicos de última generación.
El motor Rols-Royce Pearl 10X incorpora varios desarrollos tecnológicos de última generación.

Los motores, dos Rolls-Royce Pearl 10X, en proceso de desarrollo, y con una potencia de casi 8.500 kg, se controlan mediante un único mando que, a través de un sistema digital de control de mandos de vuelo, gestiona la potencia precisa en cada motor en cada momento del vuelo. También controlará automáticamente la potencia en caso del fallo de uno de los motores o ajustará de forma independiente la potencia de cada uno en el caso de que esto sea preciso.

En el Falcon 10X se ha incluido el sistema FalconScan que supervisión y autodiagnóstico de los sistemas de a bordo, monitorizando más de 100.000 parámetros.

El Dassault Falcon 10X será el segundo Falcon 10 de Dassault, si bien la "X" los diferencia.
El Dassault Falcon 10X será el segundo Falcon 10 de Dassault, si bien la «X» los diferencia.

Hemos puesto el listón increíblemente alto. Pero puedo decir confiadamente que hemos colocado a este avión en lo más alto del mercado”, ha dicho Eric Trappier, presidente y director ejecutivo de Dassault durante la presentación.

El diseño aerodinámico del Dassault Falcon 10X está optimizado para los vuelos muy largos a alta velocidad.
El diseño aerodinámico del Dassault Falcon 10X está optimizado para los vuelos muy largos a alta velocidad.

El Falcon 10X, cuya entrada en servicio está prevista pàra finales de 2025, podrá recorrer cerca de 14.000 km, a una velocidad de Mach 0,85, con ocho pasajeros y cuatro tripulantes. Esta autonomía permitirá unir pares de ciudades como Nueva York a Shanghai, Los Ángeles a Sydney, Hong Kong a Nueva York, o París a Santiago de Chile.

A su velocidad alta de crucero de Mach 0,9 podrá volar de Ginebra a Singapur, de Moscú a Los Ángeles, o de Nueva York a Dubai. La velocidad máxima será de Mach 0,925.

Al mismo tiempo, el Falcon 10X podrá operar desde aeropuertos como London City al poder despegar desde pistas de 1.829 metros a peso máximo, nivel del mar y condiciones ISA. Para el aterrizar precisa solo de 760 metros.

Eric Trappier, a la izquierda, durante la presentación del Falcon 10X.
Eric Trappier, a la izquierda, durante la presentación del Falcon 10X.

Eric Trappier comentó también en la ceremonia: «Hoy presentamos un nuevo punto de referencia en la aviación comercial. El Falcon 10X ofrecerá una experiencia al pasajero inigualable en vuelos de corta y larga duración, junto con innovadoras características de seguridad de la tecnología de combate de primera línea de Dassault. Hemos optimizado todos los aspectos de la aeronave pensando en el pasajero y hemos establecido un nuevo nivel de capacidad para aeronaves de ultra largo alcance«.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies