Defensa Fuerzas aéreas Helicopteros

Adios al Morsa 07 de la Armada por sevillanas

El SH-3D 01-507 a su llegada aTorrejón para participar en el festival Aire 75.
El SH-3D 01-507 a su llegada aTorrejón para participar en el festival Aire 75.

El pasado 12 de mayo la Armada retiró de servicio el helicóptero SH-3D HS.9-07/01-507 y ahora le han homenajeado con una “carta” de despedida.

El helicóptero Sikorsky SH-3D HS.9-07, más comúnmente denominado 01-507 por la Armada (poco amiga, hay que reconocerlo, como FAMET del uso de las matrículas militares para sus aeronaves, prefiriendo los indicativos de unidad, ha sido retirado tras casi 50 años de servicio, primero como Z.9-07/005-07 y luego como señalamos HS.9-07/01-507.

En todo este tiempo, desde que se incorporó el 12 de octubre de 1972, usando el código radio Morsa 07 (Morsa es el indicativo de la 5º Escuadrilla de la actualmente denominada Flotilla de Aeronaves) ha desempeñado misiones de lucha antisubmarina y de transporte tras habérsele retirado los equipos de la primera. Así como de alerta aérea temprana (AEW por sus siglas en inglés).

Se da la circunstancia que el 005-01, el primer Sikorsky SH-3D que recibió fue el primer helicóptero del modelo, el prototipo, para lucha antisubmarina mientras que el 005-18, el último de los recibidos fue el último del modelo en salir de la cadena de producción.

Desde que el primero de estos helicópteros entró en servicio se han perdido seis de ellos en accidentes con la muerte de nueve miembros de la unidad mientras que la unidad ha acumulado ya más de 100.000 horas de vuelo con sus SH-3, casi un 10 por ciento a cargo del Morsa 07.

El último vuelo, el pasado 12 de  mayo ha sido narrado ahora por la 5 Escuadrilla en una de sus “notas de información corporativa” que se publican en la intranet de la Armada.

Para ello se han “arrancao” por sevillanas iniciando cada párrafo por un verso de la canción Algo se muere en el alma:

«Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va. De la misma forma que lo había hecho durante sus 49 años de servicio en la Armada, el pasado 12 de mayo el helicóptero de la Quinta Escuadrilla Morsa 07 iniciaba la secuencia de arranque del que sería el vuelo programado para ser el que pusiese broche final a una vida de entrega a sus distintas misiones ya que, tras completarlo, ha pasado al estado de baja disponibilidad.

Un pañuelo de silencio, a la hora de partir. Con intensa emoción, la dotación al completo de la Quinta Escuadrilla salió a recibir al Morsa 07 a la finalización del vuelo. Rodeados de todos sus compañeros, la tripulación de este vuelo, formada por el jefe de Escuadrilla y el jefe de mantenimiento a los mandos y las dotaciones de vuelo más caracterizados del SH-3D, fue siguiendo los pasos de la check-list de parada del helicóptero. Quedaban los dos momentos que marcaban el adiós, por un lado el plegado del rotor principal, como bajar los brazos diciendo hasta aquí hemos llegado, y por otro lado, los dos pilotos juntando las manos, retrasaron la palanca que cortaba por última vez la turbina que daba vida al Morsa 07, creando un silencio que callaba una voz que ha resonado durante 49 años.

El barco se hace pequeño, cuando se aleja en el mar. Ahora, el Morsa 07 pasa a ser historia de la Quinta Escuadrilla, pero… ¡Qué historia! Desde su incorporación el 12 de octubre de 1972, ha volado cerca de 10.000 horas, ha llevado en sus mandos cientos de pilotos y en su cabina cientos de dotaciones de vuelo. Despedirle dando cifras, enumerando las misiones internacionales en las que ha participado u otros datos fríos no sería hacerle justicia. La Quinta Escuadrilla despide a uno de sus miembros, a una parte activa, inanimada tal vez para quienes solo ven una máquina, pero para quienes han vivido emociones en ella, quienes han reído viendo cómo chorreaba de hidráulico los limpios uniformes de los VIP a los que transportaba, o en algún momento han pasado un apuro en él, ven partir una parte de ellos mismos.

Ese vacío que deja, el amigo que se va. La transición entre plataformas es una realidad en la Quinta Escuadrilla, y el SH-60F va ocupando el hueco que deja el SH-3D. El Morsa 07 se retira, deja de volar estando perfectamente operativo, con las limitaciones que su edad puedan suponer, para que mantenedores y personal de vuelo vuelquen sus esfuerzos en lo que es el futuro. Pero la enorme ilusión por el brillante futuro que cada día se presenta frente a la Quinta Escuadrilla ahora tiene que conjugarse por el vacío que va a dejar el SH-3D, en un camino inexorable que ha abierto el Morsa 07.

Mayo es mes de ferias en Andalucía, de toros y de sevillanas. El Morsa 07 se ha cortado la coleta y la sevillana del adiós lo acompaña en su despedida, para que fluya la emoción que este hecho ha causado en la Quinta Escuadrilla. Pero mayo también es el mes de las flores y el SH60F es el nuevo florecer«.

 

Luis Calvo

1 comentario

Haz click aquí para escribir un comentario

  • Y tanto que deja vacío, porque ni de coña llegan bastantes helicópteros para sustituir a los que se dan de baja
    Los primeros SH-90 llegaron a final de los 80… pobre Armada, pobres FAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies