Defensa

España fuera del primer reparto de trabajo del FCAS

Foto de familia en el salón de Le Bourget tras la firma del acuerdo del FCAS con la particiapción de la ministra española de Defensa.
Foto de familia en el salón de Le Bourget tras la firma del acuerdo del FCAS con la particiapción de la ministra española de Defensa.

Los Gobiernos de Francia y Alemania han adjudicado a Dassault Aviation, a Airbus y a sus socios MTU Aero Engines, Safran, MBDA y Thales el contrato marco inicial para el lanzamiento de la fase de desarrollo y fabricación del  demostrador del Futuro Sistema Aéreo de Combate (FCAS).

Tras un parón de casi un año, el programa FCAS da un paso de gigante en su desarrollo. Los gobiernos alemán y francés han adjudicado a dos de las tres empresas coordinadoras del programa en Europa –la francesa Dassault y la alemana Airbus DS- y a sus socios industriales, MTU Aero Engines, Safran, MBDA y Thales, el contrato para el desarrollo de un demostrador del futuro sistema de combate aéreo europeo, por una duración de 18 meses, y con el compromiso de tener listo un primer desarrollo en 2026, para iniciar las pruebas en vuelo.

El tercer coordinador nacional del programa, Indra, se queda fuera de esta fase, y con ellos, todas las empresas españolas involucradas en el programa. A pesar del anuncio del Gobierno español en agosto del pasado año de que nuestro país estaría en esta primera fase, ahora, y según informa Airbus en un comunicado, nuestro país se incorporará a partir de la Fase 1 B. «El siguiente paso destacado del programa FCAS será la incorporación de España y la participación de un nuevo grupo de suministradores a partir de la Fase 1B, que se iniciará cuando la Fase 1A haya finalizado con éxito», explica el comunicado.

España también anunció su intención de incorporarse a la fase de desarrollo de concepto, en el que los otros socios industriales llevan trabajando desde principios de 2019, algo que tampoco ha ocurrido.

En esta primera Fase 1A la industria se centrará en el desarrollo de las tecnologías necesarias en cuatro áreas principales:

1.- Avión de combate de nueva generación (NGF), con Dassault Aviation como contratista principal y Airbus como socio principal, que será el elemento central del Futuro Sistema Aéreo de Combate.

2.-  Transportadores por control remoto (RC) no tripulados, con Airbus como contratista principal y MBDA como socio principal.

3 .-Nube de combate (CC), con Airbus como contratista principal y Thales como socio principal.

4.- Motor, con Safran y MTU como socios principales.

Las empresas involucradas desarrollarán conjuntamente un entorno de simulación para garantizar el funcionamiento consistente de los demostradores. Según cálculos realizados en el pasado, los fondos necesarios para llevar a cabo estos desmostradores tecnológicos alcanzarán los 4.000 millones de euros. Los gobiernos alemán y francés han asignado ya una inversión de 770 millones de euros cada uno para culminar esta fase, mientras que la aportación aprobada por el Gobierno español para esta primera fase asciende a 110 millones de euros, en aportaciones anuales repartidas de la siguiente manera: 2019, 10 millones de euros, 2020, 60 millones, y 2o millones de euros en 2021 y en 2022.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies