Empresas Espacio

Boeing prueba un depósito criogénico en materiales compuestos

El depósito criogénico fabricado en materiales compuestos probado por Boeing
El depósito criogénico fabricado en materiales compuestos probado por Boeing

Boeing ha desarrollado un nuevo depósito de combustible criogénico fabricado en materiales compuestos para su uso en naves espaciales.

Boeing ha anunciado que se han completado con éxito las últimas pruebas de un nuevo “tanque de combustible criogénico de gran tamaño, totalmente compuesto y sin revestimiento” que han diseñado y construido sus ingenieros.

Las pruebas se llevaron a cabo a finales de 2021, si bien es ahora cuando Boeing las ha hecho públicas, tras el análisis de los datos obtenidos. Estas se llevaron a cabo en el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA.

Allí, el depósito, de 4,3 metros de diámetrotamaño similar al de los tanques de combustible destinados a ser utilizados en la etapa superior del cohete Space Launch System (SLS)”, fue llenado con fluido a temperaturas criogénicas (-195.79 grados centígrados o menos) y se realizaron diversos ciclos de presurización hasta las cargas operativas previstas, y en la prueba final, “que pretendía llevar el tanque hasta el fallo, las presiones alcanzaron 3,75 veces los requisitos de diseño sin ningún fallo estructural importante”.

Para Boeing, “Si la nueva tecnología de materiales compuestos se implementara en versiones evolucionadas de la etapa superior de exploración del SLS, la tecnología de ahorro de peso podría aumentar las masas de la carga útil hasta en un 30 por ciento”.

Ante este éxito, desde Boeing han declarado que: “La nueva tecnología está madura, es segura y está lista para su uso en vehículos aeroespaciales. Las aplicaciones de esta tecnología van más allá de los vuelos espaciales. La prueba, que se basa en la amplia experiencia de Boeing en el uso seguro del hidrógeno en aplicaciones aeroespaciales, servirá de base para los estudios en curso de Boeing sobre el hidrógeno como posible vía energética futura para la aviación comercial. Además del uso en programas espaciales”.

Carlos Guzmán jefe de fabricación de criotanques compuestos de Boeing, por su parte ha manifestado: “Los materiales compuestos son el próximo gran avance tecnológico para las grandes estructuras de almacenamiento criogénico aeroespacial. Y aunque puede ser un reto trabajar con ellos, ofrecen ventajas significativas sobre las estructuras metálicas tradicionales. Boeing tiene la combinación adecuada de experiencia, conocimientos y recursos para seguir avanzando en esta tecnología y llevarla al mercado en una variedad de aplicaciones en el sector aeroespacial y aeronáutico”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies