Espacio Misiones

Éxito del lanzamiento del cohete Vega con un cubesat español a bordo

Lpos dos Cubesat que forman el Φ-sat-1 , cuyo tamaño es similar l de una caja de zapatos.
Lpos dos Cubesat que forman el Φ-sat-1 , cuyo tamaño es similar l de una caja de zapatos.

ArianSpace completó el lanzamiento del primer cohete Vega tras el fallo del 10 de julio de 2019 con 53 satélites a bordo.

A las 03:51 hora española del 3 de septiembre ha despegado de la base espacial de Kouru (Guayana francesa) un cohete Vega de ArianSpace y la ESA con 53 pequeños satélites a bordo, incluido dos españoles,  en un vuelo que ha servido para calificar de nuevo al cohete y al equipo dispensador “Servicio de Misiones para Naves Pequeñas” (SSMS por sus siglas en inglés).

En estos casi 14 meses desde el fallo del cohete Vega en la misión VV15 el 10 de julio de 2019, se ha llevado a cabo una investigación por una comisión independiente y se han implementado una serie de cambios de acuerdo a las recomendaciones de esta comisión.

El lanzamiento estaba previsto inicialmente para el pasado mes de junio pero las malas condiciones meteorológicas en la zona del lanzamiento han ido aplazando el mismo.

El SSMS está compuetso de varios elementos con capacidad para diferentes números y tipos de satélites y que pueden combinarse para un lanzamiento.
El SSMS está compuetso de varios elementos con capacidad para diferentes números y tipos de satélites y que pueden combinarse para un lanzamiento.

Este vuelo, como decimos, ha servido para certificar los cambios efectuados, pero también para probar por primera vez el SSMS  que “ofrecerá un acceso asequible y rutinario al espacio a pequeños satélites, un nuevo concepto que muestra nuestra respuesta a las nuevas necesidades del mercado”, ha explicado Daniel Neuenschwander, director de Transporte Espacial de la ESA.

Este equipo, modular y realizado en fibra de carbono está diseñado transportar múltiples cargas útiles ligeras al espacio, que se puede configurar muy poco antes del lanzamiento para que transporte múltiples cantidades y tamaños de satélites (de 1 a 500 kg de masa), según explican desde la ESA. Su desarrollo se aprobó en 2016 durante la reunión de ministros de la ESA de ese año  dentro de la denominada Iniciativa LLL (por Light satellites, Low cost, Launch opportunities; satélites Ligeros, Bajo coste, oportunidades de Lanzamiento). Se podrá usar tanto en el Vega, como en el Vega-C y el Ariane 6.

Instalación del SSMS, con su carga de cubestas y microsatélites, en el cohete Vega.
Instalación del SSMS, con su carga de cubestas y microsatélites, en el cohete Vega.

Jan Wörner director general de la ESA,  ha manifestado  también que: “Este lanzamiento demuestra la capacidad de la ESA de aprovechar las innovaciones para abaratar costes, ser más flexible y ágil, y avanzar hacia la comercialización. Esta mayor capacidad de acceder al espacio para pequeños satélites innovadores tendrá numerosos efectos positivos en distintos ámbitos, desde la investigación medioambiental hasta la demostración de nuevas tecnologías”.

En este primer vuelo han sido 53 los pequeños satélites que han sido puestos en órbitas heliosíncronas a una altitud de entre 515 y 530 km, 46 CubeSats y siete microsatélites con masas de 15 kg a 150 kg (entre lo que se encontraba el español UPM-SAT-2 ).

Placa  de control de la inteligencia artificial del Φ-sat-1 .
Placa de control de la inteligencia artificial del Φ-sat-1 .

Entre los cubesat destacar el Φ-sat-1 (Fi sat 1) correspondiente a la Federated Satellite Systems (FSSCat), propuesta por la Universidad Politécnica de Cataluña y desarrollado por varias empresas europeas.

Se trata del primer satélite europeo dotado de inteligencia artificial, cuya misión será seleccionar la información que, recogida por los sensores del mismo, se envía a la Tierra, eliminando las imágenes no utilizables, como por ejemplo en las que nubes tapan la superficie terrestre), asegurando, según la ESA, “un manejo eficiente de los datos para que los usuarios puedan acceder a la información con rapidez, lo que en última instancia beneficiará a toda la sociedad”. Este cribado por la inteligencia artificial de a bordo permitirá a los investigadores dedicar más tiempo a su trabajo al no tener que dedicarlo a dicho cribado.

Las imágenes que obtendrá ɸ-sat-1, tanto en espectro visible, como en infrarrojo cercano e infrarrojo térmico, permitirá a los científicos monitorizar cambios en vegetación y aguas, detectar islas de calor urbano y llevar a cabo experimentos para determinar la importancia de la evapotranspiración (la pérdida de agua en una zona que ocurre al combinarse la evaporación por calor con la que consumen las plantas al transpirar).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies