Industria Opinión

El sector aeroespacial español, ante la oportunidad de mejorar su competitividad y posicionamiento

Alestis llega a un acuerdo con los sindicatos

El sector aeroespacial y de defensa es uno de los más estratégicos y relevantes para la economía española, ya que supone aproximadamente el 10% del PIB industrial, genera alrededor de 77.000 empleos directos y presenta un ratio de productividad por encima de la media del resto del sector industrial.

La incertidumbre sobre la recuperación del sector aeroespacial tras la crisis sanitaria pone en riesgo de supervivencia a muchas de sus empresas a lo largo de toda su cadena de suministro. Ante dicha incertidumbre, las empresas del sector se han movilizado, a través de las diferentes asociaciones europeas, con el objetivo de estar en la mejor posición posible para recibir financiación en el marco de los mecanismos previstos en el Next Generation EU 2021- 2023, cuyos fondos totales ascenderán a 750.000 millones de euros.

Por su parte, los gobiernos de los diferentes países de la Unión Europea han lanzado estímulos económicos para ayudar al sector. En Francia se ha anunciado un plan de ayudas por valor de 15.000 millones de euros, mientras que otros países como Alemania, Italia y Holanda han anunciado planes relevantes específicos para el sector aeroespacial.

«Los principales actores a nivel mundial están desarrollando alianzas estratégicas y realizando operaciones corporativas encaminadas a la mejora de la competitividad y asegurar la cadena de suministro, ya sea adquiriendo productos, tecnologías o instalaciones complementarios; o bien accediendo a nuevos clientes y mercados.»

En el caso de España, el Gobierno anunció antes de verano un plan de recuperación para el sector, que se estima supondrá, en los próximos años, fondos por valor de 185 millones de euros al año. A este respecto, en las últimas semanas se está acabando de conformar el denominado “Aerofondo”, destinado a apoyar a toda la cadena de suministro del sector, que se espera disponga de fondos de diversas fuentes: fondos públicos aportados por la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) o de alguno de otros organismos oficiales, fondos procedentes de empresas industriales y, posiblemente, fondos de inversión financieros profesionales, como puede ser el caso del capital riesgo.

Todas estas ayudas contribuirán a reducir las tensiones de liquidez y a financiar parcialmente eventuales procesos de reestructuración, con el objetivo de alcanzar mejoras de eficiencia en las compañías del sector.

La industria aeroespacial, por su actual composición, sigue siendo una industria fragmentada, con ecosistemas empresariales alrededor de los Tier 1 componentistas y los OEM. En las últimas décadas, si bien la industria ha experimentado una mejora en la obtención de eficiencias operacionales, optimizando su “footprint” industrial, todavía le queda un importante camino para alcanzar una posición competitiva sostenible a nivel global.

«La industria española, que parte con un tamaño empresarial inferior al de sus competidores, tiene una oportunidad de configurarse como un player de relevancia a nivel global.»

La reducción en los pedidos a causa de la crisis sanitaria hace de la eficiencia y la productividad un objetivo imprescindible para la competitividad futura del sector. En este sentido, los principales actores a nivel mundial están desarrollando alianzas estratégicas y realizando operaciones corporativas encaminadas a la mejora de la competitividad y asegurar la cadena de suministro, ya sea adquiriendo productos, tecnologías o instalaciones complementarios; o bien accediendo a nuevos clientes y mercados.

La industria española, que parte con un tamaño empresarial inferior al de sus competidores, tiene una oportunidad de configurarse como un player de relevancia a nivel global. Sin duda es un reto importante para el sector, pero imprescindible para competir con polos sectoriales tan relevantes en Europa como los existentes en Francia, Reino Unido y Alemania.

El rol de todos los actores del sector es imprescindible: administraciones públicas, empleados, acreedores, proveedores…, teniendo un papel muy relevante los Tier 1 componentistas para la consolidación efectiva del sector.

España tiene la oportunidad de crear un “campeón nacional” en el sector aeroespacial que le permita, además de superar la actual situación de debilidad del sector, alcanzar un posicionamiento competitivo inmejorable frente a los requerimientos de los OEM en los próximos años.

Jordi Llidó
Jordi Llidó

 

Artículo escrito por:

Jordi Llidó, socio responsable de la industria de Fabricación de Deloitte

Sergio Gutiérrez, senior manager de financial advisory de Deloitte, experto en el sector aeroespacial

Sergio Gutiérrez
Sergio Gutiérrez.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies