Trabajos aéreos: 18 muertos y 5 heridos en seis meses

 

Los últimos accidentes ocurridos en el sector de los trabajos aéreos, que han incidido especialmente  en los helicópteros apagafuegos, han puesto en guerra a las organizaciones que representan los intereses del colectivo de pilotos.  Según un comunicado del COPAC -Colegio Oficial de Pilotos- en los últimos seis meses han perdido la vida 18 personas, dejando otros cinco heridos.

Trabajos de recuperación del helicóptero siniestrado en Albacete

Helicóptero siniestrado en Albacete

La última semana de septiembre se cierra con un demoledor balance de accidentes de helicópteros y aviones dedicados a la extinción de incendios. En los últimos seis meses se han producido, según informa el COPAC, dieciocho muertos y  y cinco heridos en el sector de los trabajos aéreos. La última víctima mortal se produjo el domindo 2 de octubre, en la provincia de Ourense. Tan sólo tres días antes, el 29 de octubre, se producía otro accidente mortal en Albacete, en este caso entre dos helicópteros Bell 212 al servicio operatico de extinción de incendios de GEACAM, Empresa Pública de Gestión Medio Ambiental de Castilla La Mancha). En el mismo falleció el piloto de uno de los helicópteros, Leo Jensen, resultando herido el piloto de la otra aeronave.

Esta acumulación de incidentes, como decimos, ha producido la reacción de los organismos representativos del colectivo de pilotos en España, por un lado el Colegio Oficial de Pilotos, COPAC, y del Sindicato Español de Pilotos de Línea Aérea, SEPLA, pidiendo que se tomen medidas urgentes para aumentar la seguridad operativa en el sector de los trabajós aéreos.

El COPAC ha pedido una reunión urgente con el ministro de Fomento, José Blanco, para, según el propio comunicado del colegio: “exigir responsabilidades a la Dirección General de Aviación Civil y a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea -AESA- ante la total ineficacia de su labor en el ámbito de los trabajos aéreos.” El COPAC sostiene que existe una “auténtica sangría” y un “contínuo deterioro de la seguridad aérea” en el sector de los trabajos aéreos, por lo que considera necesario: “un cambio de organización, estrategia y actuaciones por parte de la DGAC y del AESA para que se establezcan medidas preventivas y una adecuada regulación y supervisión que contribuyan a reforzar la seguridad operacional.”

PILOTO DE HELICÓPTERO, LA PROFESIÓN MÁS PELIGROSA

En la misma línea se ha manifestado SEPLA. El sindicato de pilotos recuerda que:” durante los seis últimos meses del año el número de fallecidos en accidentes vinculados con los trabajos aéreos ha ascendido a 18, diez aeronaves han resultado siniestradas (once si se cuentan la del accidente ocurrido el domingo día 2 de octubre en la provincia de Orense) en nueve accidentes, la cifra más alta en años.”  Por todo ello SEPLA considera que la profesión de piloto de helicóptero se ha convertido en una de las más peligrosas de España. El sindicato también recuerda que desde hace años viene denunciando: “Estos elevadísimos índices de niestralidad que tienen su origen tanto en la ausencia de una legislación adecuada como en el reiterado incumplimiento de la misma por parte de los operadores, la falta de control de éstos por la autoridad aeronáutica y la deficiencia en las instalaciones.”

SEPLA también achaca estos incumplimientos a la falta de eficiencia de la Agencia Española de Seguridad Aérea, ante lo que el sindicato considera las principales deficiencias del sector, denunciadas tanto por el COPAC como por ellos mismo en más de una ocasión: “precariedad laboral, jornadas extenuantes, interminables guardias y bases deficientes, que condicionan el factor humano.” 

Y AECA RESPONDE

La Asociación Española de Compañías Aéreas, AECA, que incluye en su estructura un cluster de helicópteros, aglutinando los intereses de los operadores de helicópteros más importantes del país, como INAER o FAASA, también ha emitido su “propio” comunicado, en el que defiende al sector de helicópteros.

Según AECA Helicópteros, en la presente campaña de incendios ls compañías de trabajos aéreos han realizado del orden de 20.000 intervenciones, uns 15.000 horas de vuelo -hasta finales del mes de agosto, con una flota cercana a las 200 aeronaves con más de 1.000 profesionales dedicados a la actividad de extinción de incendios. Con estas cifras AECA, como señala en su comunicado, quiere destacar el “compromiso e inversiones en materia de seguridad, entrenamiento y renovación de flota que han acometido las empresas del sector en la última década”.

Tags:

 
 
 

0 Comentarios

 

Sé el primero en comentar la noticia.

 

Escribe un comentario

 




XHTML: Puede usar:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>