roneshow

Airbus y Boeing ante el dictamen de la Organización Mundial del Comercio (OMC)

 

El Órgano de Apelación Organización Mundial del Comercio ha emitido su dictamen final sobre las ayudas recibidas por Boeing. Como siempre, Tanto Airbus como Boeing han ganado y el otro ha perdido.

 

Stand de Airbus

Tras leer los comunicados de Airbus y Boeing, resulta muy dificil saber quién ha recibido más subsidios ilegales de los dos fabricantes.

La OMC ha dictaminado sobre las ayudas a Boeing tras la demanda de la Unión Europea. Como en ocasiones anteriores, aunque parte de las ayudas han sido declaradas ilegales, ambas partes consideran el dictamen un triunfo para sus razones y una condena a la otra parte. Aunque este debía ser el capítulo final, la realidad es que todavia oíremos mucho sobre este tema en los próximos meses.

La versión europea

Airbus, en su comunicado sobre el dictamen, ha dicho: “El informe del Órgano de Apelación (DS353) de que se acaba de hacer público, confirma, e incluso amplía, las conclusiones anteriores de la OMC. Dicho informe confirma la existencia de subvenciones ilegales estadounidenses a Boeing —identificadas anteriormente por la OMC en 5.300 millones de dólares `por lo menos’ y, que tras la decisión adoptada hoy, se extienden a miles de millones de dólares—, ocasionando pérdidas de ventas para Airbus por un valor estimado de unos 45.000 millones de dólares aproximadamente. A pesar de su constante afirmación de que solo tendría que aplicar medidas mínimas para cumplir las exigencias de la OMC, hoy ha quedado claro que Boeing deberá realizar grandes cambios para cumplir el dictamen definitivo de la OMC.

Si comparamos la esencia de las reclamaciones realizadas por ambos lados, el resultado neto está claro: las subvenciones que Boeing ha recibido en efectivo son ilegales en su fundamento, en cambio el sistema de préstamos a Airbus por parte de los gobiernos europeos es legal y tiene vía libre para continuar. Boeing y los EE.UU. tienen un plazo de seis meses para aplicar el dictamen de la OMC.

Además, la decisión de hoy es un rechazo general de los argumentos de los EE.UU. sobre este caso —y desestima todas y cada una de las reclamaciones de los EE.UU. respecto a las subvenciones concedidas a Boeing, así como casi todas sus reclamaciones respecto al daño causado por dichas subvenciones a la competencia. Por el contrario, todas y cada una de las reclamaciones de la UE han sido aceptadas.

El informe del Órgano de Apelación de la OMC destaca la magnitud del apoyo ilegal a Boeing financiado por los contribuyentes estadounidenses. La resolución definitiva confirma las anteriores conclusiones del informe anterior del Panel de la OMC:

Los 5.300 millones de dólares que como mínimo ha recibido Boeing procedentes del dinero de los contribuyentes estadounidenses, han sido calificados como ilegales.

Así mismo, son ilegales los más de 2.000 millones de dólares que Boeing recibirá en el futuro en subvenciones locales y estatales conforme al actual sistema ilegal de financiación.

El impacto de estas subvenciones es significativamente superior a su valor nominal debido a su particular naturaleza intrusiva.

Este tipo de subvenciones ha distorsionado profundamente la libre competencia en la industria de la aviación, provocando un daño significativo en la industria aeroespacial europea.

Boeing no habría podido lanzar el 787 sin ayuda de estas subvenciones ilegales.

“En consecuencia, el B787 —conocido como `Dreamliner’— debería llamarse a partir de ahora `Subsidy-liner’ (B7aid7). El dictamen de la OMC demuestra que es el avión más subvencionado de la historia de la aviación”, se señala en la nota citando a Rainer Ohler, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Airbus.

El comunicado de Airbus señala también: “Pero además, el informe de hoy amplía las conclusiones anteriores de la OMC, que revelan nuevos elementos ilegales y anticompetitivos en la ayudas a Boeing. El Órgano de Apelación de la OMC coincide con la Unión Europea en los siguientes puntos:

Cada uno de los 23 programas de ayuda concedidos por el Departamento de Defensa de los EE.UU. y los ocho programas de ayuda a la investigación de la NASA son subvenciones ilegales.

La transferencia de muchos de los derechos de propiedad intelectual de tecnología desarrollada a expensas de los contribuyentes estadounidenses, del Gobierno de los EE.UU. a Boeing, ha sido calificada también como un tipo de subvención ilegal.

La OMC ha determinado también que la ayuda estatal y local concedida por Kansas, y estimada en unos 500 millones de dólares, es una subvención ilegal y debe ser retirada.

Airbus felicita a la Comisión Europea y a los Gobiernos de Francia, Alemania, Reino Unido y España, por el éxito del resultado de este caso de la OMC y agradece el esfuerzo que han invertido a lo largo de estos años para poner las cosas en su sitio.

Boeing y los EE.UU. tienen tan solo un plazo de seis meses para poner fin a la beneficencia corporativa ilegal de la que ha gozado Boeing durante décadas, así como para cambiar radicalmente su sistema de ayudas al sector aeroespacial comercial: un desolador veredicto para aquellos que comenzaron esta batalla. Su incumplimiento dará lugar a importantes sanciones —disipándose definitivamente la cortina de humo de los EE.UU. y Boeing que hacía creer que las conclusiones de la OMC no tendrían consecuencias relevantes para Boeing”.

Boeing 787 Deamliner

Boeing afirma que sin las ayudas estatales ilegales a Airbus, Airbus probablemente no existiría.

La versión estadounidense

Boeing, por su parte, ha señalado en su comunicado: “El órgano de apelación ha reducido considerablemente hoy sus conclusiones anteriores referidas al daño causado a Airbus por las subvenciones de Estados Unidos. La decisión confirma que en términos de cantidad, efectos y naturaleza el apoyo del gobierno de Estados Unidos a Boeing es mínimo en comparación con las subvenciones europeas masivas proporcionadas a Airbus.

En cuanto a la cantidad, el órgano de apelación encontró que las subvenciones a Boeing sobre las que no se ha actuado suman aproximadamente 3.000 millones de dólares –alrededor de una sexta parte de los 18.000 millones de dólares que los países europeos han dado a Airbus.

En cuanto a los efectos, el órgano de apelación rechazó el 66 % de las demandas de la UE en el sentido de que Airbus había perdido ventas como resultado de las subvenciones de Estados Unidos y más del 93 % de las demandas de pérdida de cuota de mercado. Boeing ha tenido que competir con una flota entera de aviones Airbus subvencionados que según la OMC probablemente no existiría sin las ayudas al lanzamiento ilegales, mientras que Airbus compite con la línea de productos de Boeing, que ha recibido un apoyo limitado por parte del Gobierno de Estados Unidos, tal y como recoge el veredicto de hoy.

En cuanto a la naturaleza, la OMC ha dictaminado que las ayudas al lanzamiento son un subsidio pernicioso, que distorsiona el mercado, sin el que Airbus probablemente no existiría y sin el que no se habrían fabricado los aviones de Airbus. Por el contrario, la OMC ha determinado que Boeing ha recibido poco apoyo por parte del gobierno de Estados Unidos durante el mismo periodo de tiempo, desde la formación de Airbus.

En suma, las decisiones de la OMC en los dos casos establecen de forma concluyente y definitiva que las subvenciones europeas colocan a Boeing y a los trabajadores americanos en desventaja competitiva y continuarán haciéndolo hasta que se eliminen las ayudas al lanzamiento.

Agradecemos el trabajo del órgano de apelación de la OMC, y estamos preparados para trabajar con el gobierno de Estados Unidos en la definición de los pasos necesarios, si los hubiera, para abordar la decisión de la OMC. Boeing está plenamente comprometida con el cumplimiento de las reglas de la OMC.

Airbus no ha mostrado el mismo compromiso para cumplir con las decisiones y reglas de la OMC. La UE tuvo hasta el 1 de diciembre de 2011 para acatar el dictamen contra las subvenciones ilegales a Airbus y se negó a cumplirlo. Airbus sigue beneficiándose de miles de millones de dólares en préstamos no sujetos a términos comerciales por parte de los gobiernos y la OMC los ha señalado como subvenciones ilegales que distorsionan el mercado. Además, los gobiernos europeos han proporcionado recientemente miles de millones de dólares en nuevas ayudas al lanzamiento para el próximo modelo de avión de Airbus, el A350, continuando con esta práctica ilegal desafiando a la OMC.

El gobierno de Estados Unidos ha dejado claro que utilizará los instrumentos de la OMC a su disposición para asegurar que los gobiernos europeos cumplen el dictamen del pasado año –en particular la decisión contra los 15.000 millones de dólares en ayudas al lanzamiento, las subvenciones perniciosas que son únicas a Airbus. Boeing apoya y agradece la firme postura adoptada por U.S. Trade Representative para forzar el cumplimiento europeo e insistir finalmente sobre la necesidad de unas reglas de juego equilibradas para una competencia global justa y abierta.

Tags:

 
 
 

1 Comentarios

 
  1. Chih Nan YEN dice:

    En realidad, tanto Airbus como Boeing han recibido cuantiosas subvenciones de distintos formatos provenientes del sector público. Lo que ambas empresas están haciendo es chicanear mutuamente.

 

Escribe un comentario

 




XHTML: Puede usar:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>