Air Life Style Aviones militares Defensa Eventos

Una mujer manda la formación de homenaje sobre la Superbowl

Un momento de la pasada por los tres bombarderos sobre el estadio donde se celebró la 55 Edición de la Superbowl
Un momento de la pasada por los tres bombarderos sobre el estadio donde se celebró la 55 Edición de la Superbowl

La capitán Sarah Kociuba ha sido la primera mujer en mandar una formación de aviones sobre la Superbowl.

Para los seguidores de los deportes estadounidenses, especialmente los que se realizan en grandes estadios, como el futbol americano o el beisbol, es normal ver en las retransmisiones que al finalizar la interpretación del himno nacional, una formación de aviones o helicópteros militares den una pasada sobre el estadio.

Dichas pasadas, se deja claro siempre, no suponen un coste extra para los contribuyentes ya que se dan como parte de una misión de entrenamiento. En ella, uno de los objetivos para las aeronaves participantes es sobrevolar un punto, el estadio, a una hora concreta.

El pasado 7 de febrero, primer domingo del mes, se celebró la Superbowl, la gran final del fútbol americano, y en esta ocasión fueron los tres modelos de bombarderos de la USAF, un Rockwell B-1, un Northrop Grumman B-2 y un Boeing B-52, los que dieron dicha pasada. ¿El motivo de la elección de estos tres bombarderos en lugar de cazas o helicópteros? Que sus denominaciones suman 55, el número de esta edición de la Superbowl.

El B-1 procedía de la base Ellsworth en Dakota del Sur; el B-2 de la de Whiteman (Missouri) y el B-52 de la de Minot (Dakota del Norte). Cada uno de ellos completó una salida de entre seis y diez horas de vuelo antes de regresar a su base.

La capitán Sarah Kociuba estuvo al mando de la formación de los tres bombarderos en la pasada sobre la Superbowl.
La capitán Sarah Kociuba estuvo al mando de la formación de los tres bombarderos en la pasada sobre la Superbowl.

En Estados Unidos, más curioso que el hecho de que uno de los aviones participantes, el B-52, hizo su primer vuelo seis años antes de que se celebrase la primera Superbowl, fue el hecho de que la formación la mandase una mujer.

La capitán Sarah “Gucci” Kociuba, la octava de las diez únicas mujeres que se han calificado para volar el B-2, fue la encargada de ello.

La capitán Kociuba se unió al Cuerpo de Entrenamiento de oficiales de la Reserva con 18 años cuando asistía a la universidad de Dayton para formase como doctora en medicina. Después decidió hacerse piloto. Hoy acumula cerca de 2.000 horas de vuelo, con 90 misiones de combate y es además instructora de vuelo en el B-2.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies