Aviones Aviones comerciales

Boeing detecta fallos en el ala de los B-737 NG y MAX

Boeing ha informado a la autoridad aeronáutica estadounidense de fallos en algunas piezas de los slats del ala de algunas unidades del B-737 NG y MAX.

Según afirman algunas malas lenguas, en la sede de Airbus en Toulouse llegaron a bautizar al B-787 como “nightmare” –pesadilla en inglés-  en lugar de Dreamliner –el avión soñado-. Pero sin duda, los problemas de entrada en servicio del avión de doble pasillo del fabricante norteamericano se han quedado en pura anécdota si los comparamos con la auténtica pesadilla que está siendo el B-737 MAX.

La última ha sido el anuncio del propio fabricante a la autoridad de aviación norteamericana, la FAA, sobre que 300 unidades del B-737 Next Generation y el B-737 MAX podrían incorporar piezas defectuosas, siendo uno de los componentes afectados los slats del ala, junto con otras 148 piezas que permiten la extensión y recogida de esta pieza del ala, y que están instaladas en 148 de los 300 aviones que se han identificado como portadores del componente, en función de diferentes bloques de producción.

La FAA señala en un comunicado que: «las piezas afectadas pueden ser susceptibles de fallos o grietas prematuras como resultado del proceso de fabricación inapropiado. Aunque un fallo completo del mecanismo del ala no daría como resultado la pérdida del avión, persiste el riesgo de que una parte defectuosa cause daños a la aeronave en vuelo«.

Tras la comunicación de Boeing, la FAA ha determinado que un total de 32 Boeing 737 Next Generation y 33 B-737 MAX están afectados por el problema en Estados Unidos, mientras que en el resto del mundo son 133 B-737 NG y otros 179 MAX.

La FAA emitirá ahora una directiva de aeronavegabilidad en la que da diez días a las aerolíneas que operan ambos modelos para revisar los aviones de su flota que podrían estar afectados.

Concretamente, Boeing ha identificado un total de 21 aviones modelo B-737 NG en los que es más probable que estén instaladas estas piezas defectuosas, pero para mayor seguridad ha pedido que se revisen otros 112 aviones del modelo.

En cuanto al MAX, el fabricante ha detectado un total de 20 unidades en la misma situación, pero como en el caso del NG se ha ordenado la revisión de otros 159 aviones.

El fabricante ha estimado que el tiempo necesario para la sustitución de estas piezas es de uno a dos días, una vez que el operador del avión disponga de las nuevas piezas, que ya están siendo enviadas a los MRO de las aerolíneas afectadas.

Por el momento Boeing no han recibido ninguna notificación de alguna incidencia causada por estas piezas defectuosas. Por el momento la agencia europea, EASA, no se ha pronunciado sobre el problema.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies