Seguridad y accidentes

El Congreso concluye su investigación sobre el accidente de Spanair

Monumento en el aeropuerto de Madrid Barajas a las víctimas y supervivientes del accidente del vuelo de Spanair JKK5022.
Monumento en el aeropuerto de Madrid Barajas a las víctimas y supervivientes del accidente del vuelo de Spanair JKK5022.

La comisión de investigación del accidente de Spanair del Congreso de los Diputados ha concluido sus trabajos y su dictamen ha sido aprobado por el plenario.

El pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado el dictamen elaborado por la Comisión de Investigación del accidente JK5022 de Spanair con 219 votos a favor 121 en contra del PSOE y 6 abstenciones.

PINCHA AQUÍ PARA LEER EL DICTAMEN

Con anterioridad el pleno ya había rechazado un voto particular presentado por el PSOE, que consideraba que el dictamen “establece responsabilidades que competen a la justicia y no a una comisión de este tipo y que esta atribución podría ser inconstitucional”.

Ocurrido el 20 de agosto de 2008, en el mismo fallecieron 154 de los 172 pasajeros y tripulantes que estaban a bordo. En julio de 2011 la CIAIAC (Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de la Aviación Comercial) emitió su informe final en el que se daba como causa del accidente “la pérdida de control por parte de la tripulación por entrada en pérdida al no haberse desplegado los flaps y slats al no haber identificado los avisos de pérdida ni corregir la situación ni detectar el error de configuración”.

PINCHA AQUÍ PARA LEER EL INFORME DE LA CIAIAC SOBRE EL ACCIDENTE DEL VUELO JKK5022

Como factores contribuyentes se señalaron “la ausencia de aviso de la configuración porque el TOWS no funcionó, y una inadecuada gestión de los recursos de la tripulación

Desde su emisión, tanto el sindicato de pilotos Sepla, como el COPAC (Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial) y la Asociación de Afectados del Vuelo JKK5022 criticaron fuertemente el informe por considerar que no llegaba al fondo de las causas y factores contribuyentes reales, como por ejemplo las responsabilidades de la autoridad aeronáutica española que aprobó los procesos de mantenimiento del avión y los manuales de operación o la de Boeing, como responsable en ese momento del diseño tras la compra de McDonnell Douglas.

El informe aprobado señala que hubo un fallo completo de todas las  barreras de seguridad para que se produjese el accidente y recomienda que se investiguen de nuevo los hechos que quedaron sin esclarecer en base a la revisión que hizo el COPAC y que se cree un órgano multimodal de investigación y prevención de accidentes con víctimas múltiples.

Pilar Vera, presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 en su comparecencia ante la comisión del congreso de los Diputados.
Pilar Vera, presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 en su comparecencia ante la comisión del congreso de los Diputados.

Desde el COPAC han señalado que “estas valoraciones confirman que el accidente del JK5022 fue consecuencia de la existencia de fallos sistémicos, derivados entre otros, de la falta de una cultura de seguridad preventiva en el sistema del transporte aéreo en nuestro país”. Para el COPAC, como para otros colectivos “el informe técnico elaborado por la CIAIAC sobre el JK5022, debido a su falta de rigor, parcialidad e ineficacia para prevenir accidentes en el futuro, llevó a esta institución [el COPAC] a realizar una revisión independiente del informe con un equipo de expertos nacionales e internacionales que detectó numerosos errores, así como datos tergiversados y ocultados”.

La comisión parlamentaria se aprobó el 6 de febrero de 2018 a petición a los grupos parlamentarios de la asociación de afectados. Las distintas elecciones habidas en este tiempo hubo que volver a aprobar la comisión tras cada constitución del congreso.

El dictamen de la comisión señala muchos de los puntos recogidos en el informe del accidente como que los mecánicos repararon la avería sin averiguar la causa real de la misma y que los pilotos no siguieron los procedimientos normales de comprobación previa al despegue por el retraso que llevaban. Esto, junto al fallo del sistema de alerta de configuración (TOWS por sus siglas en inglés), que no advirtió a la tripulación del error de configuración (un fallo que ya se había dado en otras 72 ocasiones en otros MD-80) “y que Boeing no ha podido o no ha querido acreditar las causas de estos fallos”. También se señala que se prorrogó el certificado de aeronavegabilidad del avión sin inspección previa del mismo por parte de la autoridad aeronáutica.

También se critica que el plan de emergencia del aeropuerto tampoco se activó adecuadamente y se hizo tarde.

La comisión de investigación parlamentaria hace una serie de recomendaciones como hemos señalado sobre la creación de un órgano multimodal de investigación y prevención de accidentes con múltiples víctimas; la revisión de los protocolos de las autonomías, aerolíneas y Protección Civil; realizar simulacros de accidentes, y la declaración del 20 de agosto como Día Nacional de las víctimas de desastres aéreos y sus familias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies