Defensa Fuerzas aéreas Helicopteros

Bell y el equipo Boeing-Sikorsky pasan el corte del FLRAA

Bell ha apostado por un convertiplano para su oferta del nuevo transporte de alta velocidad.
Bell ha apostado por un convertiplano para su oferta del nuevo transporte de alta velocidad.

El Ejército de Estados Unidos elige a los dos contendientes finales para elegir al FLRAA, su futuro aparato de asalto de largo alcance.

El equipo formado por Boeing y Sikorsky con el Defiant X, y Bell con el V-280 Valor, han sido los dos contendientes elegidos por el Ejército estadounidense para pasar a la segunda fase del programa FLRAA (Futura Aeronave de Asalto de Largo Alcance por sus siglas en inglés), la aeronave que sustituirá a una parte importante de sus helicópteros de transporte en servicio.

En esta segunda fase ambos equipos deberán completar del diseño preliminar de los principales subsistemas de sus aeronaves y el diseño conceptual del sistema de armas. Al mismo tiempo, en paralelo se llevarán a cabo trabajos para las versiones del Mando de Operaciones Especiales, de evacuación médica, y la de exportación y la evaluación de que las capacidades son asequibles.

El Definat, la apuesta de Sikorsky y Boeing tiene su base en el demostrador X-2
El Definat, la apuesta de Sikorsky y Boeing tiene su base en el demostrador X-2

Con esta medida se quiere acelerar el desarrollo y adelantar la selección del diseño ganador con el fin de dar más tiempo a completar el diseño detallado, la construcción y pruebas de los prototipos de cara a tener la primera unidad equipada con el ganador en el año fiscal 2030.

Ambos equipos cuentan con demostradores tecnológicos al tiempo que trabajan con gemelos digitales. Bell puso en vuelo el V-280  en 2017 y este acumula más de 200 horas a lo largo de 160 vuelos.

Sikorsky y Boeing por su parte pusieron en vuelo el SB-1 Defiant en 2019 con más de un año sobre el calendario previsto; y después tuvo que suspender los vuelos temporalmente por un problema con el rotor principal.

Con la adjudicación de esta segunda fase, Bell recibirá 239 millones de dólares para seguir los trabajos y el equipo Sikorsky-Boeing 284 millones.

Bell y Sikorsky fueron seleccionadas como finalistas hace un año en el programa para seleccionar al nuevo helicóptero de ataque y reconocimiento.

La selección del ganador se espera para mediados de 2022.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies