Defensa Portaaviones

La Marina de Estados Unidos quiere reinventar los portaviones

El CVN-78 Gerald Ford, primero d ela nueva clase, durante sus pruebas de mar.
El CVN-78 Gerald Ford, primero d ela nueva clase, durante sus pruebas de mar.

FC2030 es el nombre del programa para el diseño de los futuros portaviones de Estados Unidos en los que convivirán aeronaves tripuladas y no tripuladas.

El secretario de Marina en funciones de los Estados Unidos, Thomas B. Modly ha anunciado la creación de una comisión para, durante seis meses “reimaginar el futuro del portaaviones y la aviación naval basada en portaaviones (tripulada y no tripulada) para 2030 y más allá”.

Esta comisión será apoyada por una revisión de los requisitos nacionales de construcción naval realizada por el subsecretario de Defensa David L. Norquist.

Thomas B. Modly ha manifestado sobre esta comisión: “Los desafíos a largo plazo que enfrenta nuestra nación y el mundo exigen evaluaciones claras y decisiones difíciles. Debido a que tenemos cuatro nuevos portaviones Clase Ford pendientes de construir tenemos tiempo para volver a imaginar lo que viene después. Cualquier evaluación que hagamos debe considerar el costo, la capacidad de supervivencia y el requisito nacional crítico de mantener una base industrial que pueda producir los barcos que necesitamos, barcos que contribuyan a una fuerza naval superior e integrada para la década de 2030 y mucho más allá”,

Pruebas del UAV XB-47B en el portaviones CVN-77 George H. Bush.
Pruebas del UAV XB-47B en el portaviones CVN-77 George H. Bush.

Modly explicó que la construcción de portaviones mantiene cerca de 60.000 empleos cualificados en 46 estadosy simplemente no puede encender y apagar como una bombilla. Debemos tener en cuenta cómo abordamos los cambios, ya que tendrán un impacto duradero en nuestra competitividad industrial y empleo a nivel nacional”.

Con este estudio se quiere generar un informe que recoja aspectos como la competitividad de seguridad global y el papel de la aviación naval embarcada en el futuro. Se analizarán aspectos como la disuasión, presencia global, seguridad económica de EE.UU., y los posibles enemigos a los que habría que combatir. Pero también las posibles limitaciones en los presupuestos de defensa, y el desarrollo de nuevas tecnologías en los próximos años que hoy no están disponiblesque podrían cambiar los riesgos de la aviación naval embarcada en todas las fases de la competencia global”.

Otro de los objetivos será dar opciones sobre diferentes tipos de portaviones: tripulados y no tripulados, nucleares y/o convencionales y cómo evolucionar los actuales portaviones «incluida la Clase Ford, más flexible y adaptable, para enfrentar los desafíos de las armas avanzadas de largo alcance que ampliarán y expandirán áreas disputadas en el futuro«.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies