Aviones de transporte Aviones militares Defensa Fuerzas aéreas

La USAF comienza a modificar el próximo Air Force One

Trump y su mujer abandonando el Air Force One
Trump y su mujer abandonando el Air Force One

El primero de los dos Boeing 747-8 que la USAF usará para el transporte presidencial ha entrado a modificación para esta labor.

Más de dos años después de ser almacenados en el aeropuerto de Victorville con menos de una veintena de horas de vuelo en total, el primero de dos Boeing 747-8 que la USAF usará como Air Force One ha empezado su modificación.

Los dos aviones fueron construidos para la aerolínea rusa Transaero, pero su quiebra impidió su entrega. Con los aviones ya construidos, Boeing los mandó al desierto para su almacenamiento.

 

Uno d e los dos B-747-8 para la USAF durante su almacenamiento en Victorville.
Uno d e los dos B-747-8 para la USAF durante su almacenamiento en Victorville.

 

Después, el presidente Trump se quejó a Boeing que los aviones B-747-8 que había ofrecido para sustituir a los dos B-747-200 denominados por la USAF VC-25A, y más conocidos por Air Force One eran demasiado caros.

Boeing contraofertó estos dos aviones a un precio reducido (el contrato original era por tres aviones), además de “reducir” algunas capacidades. Aceptada la oferta, en la primavera de 2019 los aviones fueron llevados de Victorville a San Antonio.

Una vez en el hangar de modificación, Boeing comenzó a desinstalar los elementos de la cabina de pasaje, así como los motores, APU y otros sistemas.

Ahora, la USAF ha señalado que ha comenzado la fase final de modificación, con el corte de unos grandes agujeros en la estructura de las secciones inferiores del fuselaje, tanto delante como detrás del ala para instalar sendos “superpaneles”. Estos incluyen una serie de mejoras estructurales (no hechas públicas), así las compuertas de las bodegas y la puerta de pasajeros inferior con escalera  integral.

El presidente Trump se dirige a embarcar en el Air Force One por la escalerilla en la bodega del avión.
El presidente Trump se dirige a embarcar en el Air Force One por la escalerilla en la bodega del avión.

Chris Ahsmann, vice presidente de Boeing encargado de dirigir el programa VC-25B, se dirigió a los trabajadores de la compañía antes de que se iniciasen estos trabajos el pasado 25 de febrero, según acaba de anunciar la USAF, pidiéndoles “trabajar diligentemente mientras seguimos nuestras prácticas de calidad a la primera vez, seguridad (safety) primero y seguridad (security) de la aeronave”.

Por su parte, David Moenter, director del programa de sistemas de misión les recordó que “Estáis aquí como los mejores de nuestro país, representáis a todos los estadounidenses en el trabajo que tenéis frente a vosotros: transformar estos dos 747 desnudos en el avión que representará con orgullo a nuestro país en todo el mundo”.

Ambos mensajes no solo servirían de motivación, sino también como aviso ante los problemas por herramientas y objetos olvidados en el interior de aviones B-737 y KC-46 durante la producción de los mismos,

Entre otros trabajos a realizar se instalarán nuevos sistemas eléctricos, sistemas de comunicaciones seguras; una sala médica; los equipos necesarios para poder operar en cualquier aeropuerto sin tener que depender de equipos externos, y evidentemente la nueva cabina VIP, tanto para el presidente como para sus acompañantes.

Una parte de esa cabina estará preparada para retirar los asientos y mesas y transportar el féretro de un presidente o ex presidente a su muerte (hoy siguen vivos tres presidentes además del actual, Donald Trump) a Washington para el funeral de estado y después a donde sea enterrado.

Dado que el código de llamada «Air Force One» solo lo usa un avión de la USAF cuando el presidente en ejercicio está a bordo (cualquiera, no solo estos B-747), en el traslado de los féretros se usa otra llamada radio.

El féretro del presidente George H. W. Bush tras ser desembarcado del B-747 Air Force One que usó el código de radio "Special Air Mission 41" para el vuelo de Washington a Houston.º
El féretro del presidente George H. W. Bush tras ser desembarcado del B-747 Air Force One que usó el código de radio «Special Air Mission 41» para el vuelo de Washington a Houston.

Sin embargo, a diferencia de los dos VC-25A en servicio (se compraron durante el mandato de Ronald Reagan y los estrenó su sucesor, George H.W. Bush) , los nuevos aviones no tendrán capacidad para ser repostados en vuelo. También se decidió, como parte de las actuaciones para reducir el coste, que la capacidad de pasaje se reduzca de 87 a 71 y los equipos de comunicación, en línea a esta reducción, solo podrán mantener 70 comunicaciones de voz y datos a un tiempo en lugar de 80.

El primer VC-25B entrará en servicio en 2024.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies