Civil Drones

EASA autoriza los vuelos del Indra Targus

Indra y Gaerum obtienen el permiso europeo para volar un avión opcionalmente tripulado.

Tras varios años de trabajo, Indra y su socio tecnológico Gaerum han logrado la autorización de EASA para poder proceder a realizar vuelos de prueba con su prototipo Targus, un avión opcionalmente tripulado desarrollado a partir de un Tecnam P-2006 T.

Según explican desde Indra, “es la primera vez que una aeronave de 1,25 toneladas preparada para volar con y sin piloto logra un permiso de este tipo en España”.

El Targus está diseñado con el mercado civil en mente, y es como su denominación de avión opcionalmente tripulado (OPV por sus siglas en inglés), una aeronave que puede operar tanto con un piloto a bordo como controlado desde tierra según las necesidades de cada misión.

Targus es de los proyectos clave de la Civil UAVs Initiative, programa de la Junta de Galicia a través la Agencia Gallega de Innovación (GAIN), para convertir la región en referente internacional del sector de los UAV.

Desde Indra continúan señalando que las pruebas del prototipo “comenzarán de forma inmediata y tendrán como objetivo comprobar que las modificaciones y sistema instalados en el avión no alteran su comportamiento en vuelo”; y que “a partir del próximo mes de abril, darán inicio las pruebas de vuelo en remoto, que se extenderán durante un año. En ellas, el piloto en cabina cederá el mando al centro de control en tierra y solo intervendrá en caso de incidencia y en los momentos críticos del aterrizaje y despegue”.

Antes de que EASA autorizase las pruebas en vuelo “Indra y Gaerum han tenido que superar un complejo proceso de pruebas, completamente nuevo”.

Entre dichos requisitos a cumplir, desde Indra destacan:

Modificar la plataforma Tecnam P-2006 T, siguiendo el procedimiento acordado con las autoridades, para instalar el sistema de control de vuelo automático en la aeronave.

Integrar el sistema de vuelo automático con el resto de equipos de la aeronave y comprobar su perfecto funcionamiento.

Desarrollar y certificar el sistema que permite al piloto de a bordo transferir el control a la estación de tierra de forma sencilla y rápida, mediante un único actuador.

Comprobar que la estación de control de tierra ejecuta en modo remoto todos los procedimientos operacionales de la aeronave, incluyendo el chequeo prevuelo, la puesta en marcha del sistema y la ejecución de una misión operativa.

Ejecutar pruebas con los sistemas de comunicaciones y de navegación y demostrar la completa funcionalidad del Targus.

Para muchas de estas pruebas Indra ha hecho uso de una versión digital del Targus, incluidos sus sistemas, con el que por medio de simulaciones se han validado tanto el diseño como las pruebas requeridas sin necesidad de volar hasta ahora “minimizando de esta forma riesgos y se ha reforzado la seguridad, ahorrando costes”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies