Espacio Misiones

Boeing y Space X tienen cuatro meses para lanzar a un astronauta al espacio

El vice presidente de EE.UU. Mike Pence se dirije a los empleados de la NASA en el Centro Ames.
El vice presidente de EE.UU. Mike Pence se dirije a los empleados de la NASA en el Centro Ames.

El vicepresidente de Estados Unidos advierte a Boeing sobre sus retrasos y sobrecostes y les señala que en primavera deberán efectuar lanzamientos tripulados.

Mike Pence, vicepresidente de los Estados Unidos ha visitado las instalaciones de la NASA del Centro de Investigación Ames en Mountain Biew (California), donde dijo a los empleados presentes que

Después de años fuera del negocio de los lanzamientos, vamos a volver, Antes de que llegue la primavera el próximo año vamos a mandar astronautas estadounidenses en cohetes estadounidenses, desde suelo estadounidense, de vuelta al espacio. Vamos a tener nuestras propias plataformas para llevarnos de regreso, y no necesitaremos hacer autostop nunca más con los rusos”.

Estas palabras han coincidido casi con el informe de la Oficina del Inspector General que critica duramente a la NASA por estar dispuesta a aceptar importantes retrasos y pagar a Boeing 287,2 millones de dólares por sobrecostes en el desarrollo y pruebas de su cápsula espacial.

El programa de Boeing según el informe del inspector general está retrasado 13 meses y sobre los fondos que la NASA estaba dispuesta a aportar  “en nuestra opinión, la compensación adicional era innecesaria”. La NASA, en sus comentarios a ese informe señala que ellos no consideran que esos pagos fuesen cuestionables, no necesarios o no razonables. Boeing por su parte señaló que la renegociación del contrato con la NASA ofrecía a esta mejores términos, incrementaba el riesgo económico para Boeing.

Boeing y Space X fueron seleccionadas en 2014 para desarrollar sendas naves espaciales que pudiesen llevar astronautas al espacio sin tener que seguir dependiendo de los lanzamientos rusos, que, salvo China (todavía de forma muy limitada) es el único país con esta capacidad. Estados Unidos dejó de ser independiente para ir al espacio cuando retiró sus lanzaderas espaciales.

El 4 de noviembre pasado Boeing llevó a cabo una prueba del sistema de aborto del lanzamiento de su cápsula Starliner. Aunque uno de los tres paracaídas no se desplegó, los otros dos permitieron que la cápsula llegase al suelo de forma controlada y sin sufrir daños y sin que el muñeco provisto de diferentes sensores señalase problemas para un ocupante humano.

Al mismo tiempo Space X llevó a cabo una nueva serie de pruebas de su cápsula Dragon, después de que el pasado abril en una prueba hubiese una explosión que causó un incendio y la destrucción de la cápsula usada en la misma.

En diciembre Boeing tiene previsto el lanzamiento de una de sus cápsulas Starliner mediante un cohete Atlas V. En este caso no estará tripulada, pero si la prueba es un éxito, el siguiente lanzamiento será ya con tripulación a bordo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies