Portada » Boeing pierde 1.452 millones de dólares en el primer trimestre de 2022
Fabricantes Industria

Boeing pierde 1.452 millones de dólares en el primer trimestre de 2022

Boeing retrasa el B-777-9 para dar prioridad al B-777-8F.
Boeing retrasa el B-777-9 para dar prioridad al B-777-8F.

Las pérdidas de Boeing se multiplican por cuatro sus pérdidas en el primer trimestre del año y anuncia un retraso en el B-777-9.

Boeing ha perdido en el primer trimestre de 2022 1.452 millones de dólares, casi cuatro veces más que los 353 millones que perdió en el mismo periodo de 2021, al tiempo que sus ingresos han caído un 8 por ciento de 15.217 millones a 13.991 millones.

Junto a los resultados económicos, Boeing ha anunciado que, dado que se han comprometido con Qatar Airways a entregarles el primer B-777-8F en 2027, se ven obligados a retrasar a 2025 el B-777-9 para poder cumplir el calendario previsto para la certificación de la versión carguera de acuerdo a los requisitos, además de tener que hacer un muy importante cargo extraordinario en el programa B-777.

De esta forma, “Para minimizar el inventario y el número de aviones que necesitan incorporar cambios, se está ajustando el ritmo de producción del B-777-9, incluida una pausa temporal en 2023. Esto dará como resultado en torno a 1.500 millones de dólares en costes extraordinarios a partir del segundo trimestre de este año y hasta que se reanude la producción del B-777-9. El programa B-777 también está aprovechando el ajuste en el ritmo de producción del B-777-9 para añadir mayor capacidad de producción del B-777 de carga a finales de 2023”.

En el primer trimestre de 2022 Boeing vendió 134 B-737 MAX y entregó 86.
En el primer trimestre de 2022 Boeing vendió 134 B-737 MAX y entregó 86.

Dicho cargo extraordinario, no es el único que se ha anunciado. En el caso del B-787, con sus entregas paralizadas aún por la FAA, Boeing calcula unos costes extraordinarios de unos 2.000 millones de dólares “la mayoría de aquí a finales de 2023, incluidos 312 millones de dólares registrados en este trimestre”.

La división de defensa también ha anunciado en el trimestre unos cargos extraordinarios “en los programas de desarrollo a precio cerrado, incluidos el VC-25B y el T-7A Red Hawk. El programa VC-25B registró una dotación de 660.000 millones de dólares, principalmente por el aumento de los costes de aprovisionamiento y de los costes para finalizar los requisitos técnicos, además de por los retrasos en el calendario. El programa T-7A Red Hawk registró una dotación de 367.000 millones de dólares, principalmente porque las actuales negociaciones con los proveedores se vieron afectadas por las limitaciones en la cadena de suministro, el Covid-19 y la presión inflacionista”.

El SB>1 Defiant durante uno de sus vuelos d eprueba.
El SB>1 Defiant durante uno de sus vuelos d eprueba.

Finalmente otro de 212 millones de dólares antes de impuestos el impacto de la guerra en Ucrania.

Dave Calhoun, presidente y consejero delegado de Boeing ha señalado no obstante que también ha habido buenas noticias: “Hemos aumentado la producción y las entregas del B-737 MAX, y hemos hecho un gran progreso con el B-787 con la presentación del plan de certificación ante la FAA. A pesar de la presión sobre nuestros programas de desarrollo comercial y de defensa, seguimos en la senda para generar flujo de caja positivo en 2022, y estamos centrados en nuestro rendimiento a la vez que trabajamos en los requisitos de certificación y avanzamos diversos programas clave hacia la fase de producción”.

La división de aviones comerciales facturó en este primer trimestre de 2022 4.161 millones de dólares, un 3 por ciento menos que un año antes, con unas pérdidas operativas que han repetido las de 2021: 859 millones de dólares, tres más que en 2021. Según explican desde Boeing, el descenso de los ingresos de ha debido principalmente “al calendario de entregas de los aviones de fuselaje ancho, que en parte se compensó con el mayor número de entregas del B-737. El margen operativo del -20,6 por ciento, también refleja los costes y gastos extraordinarios del periodo, incluidas las dotaciones por el impacto de la guerra en Ucrania y el mayor gasto en I+D”.

Respecto al 787, como ha señalado Calhoum, han presentado el plan de certificación del B-787 a la FAA. “Las labores de reparación de los primeros aviones ya están completas, y la compañía sigue trabajando conjuntamente con la FAA en cuanto al calendario para reanudar las entregas. El programa actualmente fabrica a un ritmo muy bajo, y seguirá haciéndolo hasta que se retomen las entregas; se prevé que con el tiempo vuelva a las cinco unidades mensuales”.

Finalmente también han señalado que esperan que a lo largo del segundo trimestre de 2022 la producción del B-737 MAX llegue a los 31 aviones mensuales.

Su cartera de pedidos es de casi 4.200 aviones con un valor de 291.000 millones de dólares.

La división de defensa, espacio y seguridad por su parte ha visto caer sus ingresos un 24 por ciento respecto al primer trimestre de 2021, quedando en 5.483 millones de dólares. Sus resultados han pasado de unos beneficios de 405 millones de dólares a unas pérdidas de 929 millones. Entre los eventos destacados del trimestre señalan que completaron varios “vuelos de perfil de misión para el SB>1 Defiant y el vuelo número 400 de prueba del T-7A Red Hawk”.

Su cartera de pedidos al final del trimestre es de 60.000 millones de dólares, de los cuales el 33 por ciento corresponde a pedidos de clientes internacionales.

David Calhun, además de las citadas declaraciones, se ha dirigido, como ya es tradicional a los empleados de Boeing con motivo de la presentación de resultados, señalando aspectos como que “El primer trimestre presentó nuevos retos para nuestro mundo, nuestra industria y nuestro negocio. […] A pesar del entorno actual, seguimos haciendo importantes progresos juntos hacia nuestros compromisos clave. A través de nuestros resultados del primer trimestre, podéis ver que aún nos queda trabajo por hacer. […] Somos un negocio de ciclo largo, y el éxito de nuestros esfuerzos se medirá a lo largo de años y décadas, no de trimestres. Las acciones que estamos tomando ahora impulsarán la estabilidad de nuestras operaciones y nos posicionarán para un rendimiento sostenible a largo plazo. […] Seguiremos dando prioridad a la calidad, la estabilidad y la capacidad de la cadena de suministro a la hora de determinar futuros aumentos de producción. […] Dentro de nuestro negocio de defensa, espacio y seguridad, seguimos viendo una demanda sólida y estable. Nuestra cartera está bien posicionada y nuestros programas futuros de franquicia tienen un largo recorrido por delante. Dicho esto, las limitaciones de la cadena de suministro, la interrupción del COVID-19 y los retos inflacionistas han provocado presiones de costes y cargos por ganancias en algunos de nuestros programas de desarrollo a precio fijo. […] En todos nuestros mercados, observamos una creciente estabilidad. En particular, la recuperación del mercado comercial se está ampliando y la demanda es sólida, ya que los operadores buscan volver a poner en marcha la capacidad y planificar el crecimiento, con la vista puesta en la sostenibilidad. De hecho, este trimestre hemos registrado 167 pedidos brutos de aviones comerciales, incluidos 134 del 737 MAX.

Piezas de titanio de aviones Boeing
Piezas de titanio de aviones Boeing

Mientras muchos mercados se estabilizan, también seguimos navegando por el cambiante panorama mundial, incluidas las repercusiones de la guerra en Ucrania. […] Hemos suspendido el apoyo de ingeniería, la formación de vuelo y las operaciones con clientes, así como la entrega de piezas y los servicios de apoyo al mantenimiento para los clientes rusos. Por otra parte, también hemos suspendido la importación de titanio de Rusia. Aunque estas acciones han tenido un impacto en nuestro negocio, es lo correcto. Hemos creado un importante inventario de titanio y una base de suministro diversa. Tenemos suficiente material y piezas en inventario para la producción a corto plazo y estamos trabajando para garantizar la continuidad a largo plazo”.

Para terminar señalando que: “A medida que contratamos ingenieros, mecánicos, profesionales de la calidad, expertos en seguridad y más, también estamos avanzando en nuestra cultura inclusiva y asegurando que Boeing es un gran lugar para que todos construyan carreras gratificantes y satisfactorias”.

Luis Calvo

Añadir comentario

Haz click aquí para escribir un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies