Fabricantes Industria

Bombardier podría replantearse su alianza con Airbus

Cadena de montaje del A220 en la factoría de Bombardier en Quebec.
Cadena de montaje del A220 en la factoría de Bombardier en Quebec.

Bombardier ha presentado unos resultados desalentadores del año 2019, y advierte que podría cuestionarse su alianza con Airbus.

Los malos resultados de Bombardier en el último trimestre de 2019 y del año en su conjunto, ponen en entredicho la estrategia a cinco años del fabricante canadiense para recuperarse financieramente , y han sido letales para los inversores en bolsa. La acción de Bombardier perdió más de un 30 por ciento de su valor en la bolsa canadiense en las horas siguientes al anuncio.

A la vista de esto, Bombardier está replanteándose su participación en Airbus Canada limited Partnership (ACLP), la sociedad conjunta con Airbus para la gestión, venta y apoyo al ahora llamado Airbus A220. Aunque el A220 está consolidándose en el mercado y sus ventas van bien, las últimas informaciones indican la necesidad de nuevas inversiones para apoyar el incremento de producción. Como consecuencia se dilata la entrada en beneficio, y se genera un menor retorno en la vida del programa, lo que puede impactar de forma severa en el valor de la sociedad. “Bombardier anunciará su postura una vez complete el análisis sobre las nuevas expectativas de la joint venture” han señalado.

La decisión podría tener que ver con una reducción de su participación en la sociedad, y si el análisis es muy negativo, podríamos asistir al abandono del proyecto por parte de los canadienses.

Bombardier ha invertido cerca de 6.000 millones de dólares en el programa C-Series (ahora A220), y en 2017 llegó a un acuerdo con Airbus, que adquirió el 50,01 del programa. Bombardier conserva el 31 por ciento y el 19 por ciento es de Investissement Québec, un organismo gubernamental de la provincia de Quebec.

Niki LAuda recibió su Bombardier Global 7500, adquirido en 2015, dos meses antes de fallecer.
Niki LAuda recibió su Bombardier Global 7500, adquirido en 2015, dos meses antes de fallecer.

Los resultados se han visto afectados por los sobrecostes en varios proyectos de ferrocarril, el retraso de ciertos pagos, y las entregas de cuatro Global 7500 previstas en 2019 y que se han retrasado a 2020. Las entregas de aviones ejecutivos, la única división aeronáutica que le queda a Bombardier, han sido fuertes en el último trimestre, alcanzando 58 aviones (175 en todo el año).

Según las cifras publicadas por Bombardier, todavía preliminares, en el último trimestre del año facturó 4.200 millones de dólares, de los que 2.400 millones correspondieron a la división de aviación.

En el año, la facturación rondó los 15.800 millones de dólares, de los que, igualmente, 7.500 millones fueron de las actividades aeronáuticas.

Las cifras económicas definitivas de Bombardier se anunciarán en el mes de febrero de 2020.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies