I+D+i Industria

Ceit apuesta por el reciclado en vuelo

Residuos generados por la comida a bordo de un pasajero.
Residuos generados por la comida a bordo de un pasajero.

El centro de investigaciones Ceit ha comenzado los trabajos para estudiar la viabilidad de instalar sistemas de reciclaje anaerobios en los aviones.

Ceit ha lanzado un nuevo proyecto para estudiar la posibilidad de reciclar durante el vuelolos residuos generados dentro del avión: valorizando los restos orgánicos, reduciendo las aguas residuales y minimizando la huella de carbono”.

Ceit, con sede en San Sebatián, es un centro de investigación creado por iniciativa de la Universidad de Navarra en 1982, para realizar “proyectos industriales de investigación aplicada bajo contrato, en estrecha colaboración con los departamentos de I+D de la empresas” según se definen.

Hasta ahora, los TCP de las aerolíneas hacen una primera clasificación de los residuos que se generan a bordo: plásticos, cristal botellas), orgánicos… El estudio que se ha lanzado busca que todos esos residuos acaben en un sistema de tratamiento a bordo que genere biogás, y los posibles usos del mismo  “a través del desarrollo de un digestor anaerobio muy avanzado y compacto.

Este estudio, patrocinado por la Unión Europea, se ha bautizado Digestair.

Un digestor anaerobio es un depósito en el que hay “diferentes grupos de microorganismos, que hacen posible la descomposición de la materia orgánica en compuestos más sencillos y que son, a su vez, transformados en ácidos grasos volátiles para ser consumidos por los microorganismos que producen metano y dióxido de carbono” explican desde Ceit.

Según los trabajos preliminares dicho digestor “estará ubicado en la bodega del avión sustituyendo a los tanques de almacenamiento de residuos habituales, cumpliendo los estándares de materiales y seguridad aeroespaciales marcados por las autoridades de aviación civil, así como las directrices sobre higiene, saneamiento y restauración en aeronaves, de la Organización Mundial de la Salud”.

Con este sistema se espera poder reducir entre un 50 y un 70 por ciento los residuos generados a bordo y “convertir en energía o calor las emisiones de biogás que desprenda el digestor anaerobio”.

Puestos en contacto con Ceit desde Fly News, nos han explicado que “El planteamiento es que todos los residuos del avión, incluidos los del galley, acaben en el sistema de tratamiento. Eso implica que la mayor parte de los envases que se utilizan en el catering sean también rápidamente biodegradables (los que suelen llevar la marca de ‘compostables’), de modo que todos los residuos tengan potencial para generar biogás y prácticamente no quedarían residuos no biodegradables. El proyecto trata de estudiar precisamente la viabilidad técnica y necesidades de espacio de esta solución, al menos de un modo preliminar. Por ello se construye un prototipo y se realizan complejos estudios de simulación para llevar a cabo la citada investigación”.

A nuestra pregunta sobre el posible uso a bordo de la energía o calor generados, dado que las aeronaves cuentan con sistemas para generar ambos, nos señalaron: “Esta es una parte importante del estudio, determinar cómo tiene más sentido aprovechar el biogás: generar energía in-situ (poco probable), generar agua caliente, comprimir y almacenar para descarga en tierra, etcétera. La ventaja no es tan solo el producir ese biogás, sino ‘adelantar’ tratamientos que en tierra también son bastante costosos por la categoría en la que se enmarcan este tipo de residuos, especialmente si se trata de vuelos internacionales”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies