Aviones militares Defensa Museos

La AGA suma un Lockheed T-33

En los jardines de la Academia General del Aire se expone ya la última adquisición de esta. Un Lockheed T-33 con una curiosa imagen.

Aunque nunca llegó a formar parte de la flota de la Academia General del Aire (AGA), el Lockheed T-33 fue el primer reactor de entrenamiento del Ejército del Aire español.

Los primeros llegaron en 1954 y fueron asignados a la Escuela de Reactores que se acababa de formar en la base aérea de Talavera la Real (Badajoz). Después lucirían los emblemas de diversas unidades hasta la baja del último de los 60 que llegaron a España en 1985.

De estos, en torno a un tercio pueden admirarse todavía convertidos en monumentos en diferentes lugares y bases de españolas, y uno por lo menos (el E.15-29) regresó a EE.UU. y fue expuesto en Columbus (Indiana) con colores de la USAF. Otros terminaron sirviendo de blancos en el polígono de tiro de Bardenas Reales.

El E.15-09 ya en su  lugar de exposición  en la Academia General del Aire.
El E.15-09 ya en su lugar de exposición en la Academia General del Aire.

Este avión, según los datos del Ejército del Aire, matriculado E.15-09, fue uno de los tres que llegaron al puerto de Barcelona el 2 de mayo de 1954. Desde allí fue trasladado al aeropuerto de Barcelona El Prat, desde donde instructores estadounidenses los llevaron a Talavera.

En concreto, el E.15-09, como fue matriculado en España, número de serie 580-8087, y numeral de la USAF 52-9941, llegó portando una decoración roja y plata. Su vida operativa fue corta. Dos meses después, el 28 de julio, en Talavera, todavía a medio decorar con los distintivos españoles, una toma dura lo deja fuera de servicioDebido a ello, y a que en España no se disponía todavía de mecánicos ni de herramientas para repararlo, el avión permaneció desmontado en la propia Escuela de Reactores hasta el 17 de marzo de 1955, fecha ésta en que sería dado de baja y trasladado por carretera a su nuevo y definitivo destino en la Escuela de Especialistas del Aire de La Virgen del Camino, para ser utilizado en la instrucción de los mecánicos y armeros especialistas, sin posibilidad de volver nunca más a la situación de vuelo”.

Tras años como decimos como célula de instrucción, con el apoyo del Museo del Aire y del Espacio, se decidió restaurarlo, manteniendo sus colores originales, en lugar del metalizado con la parte inferior azul, de los demás,

Luis Calvo

2 comentarios

Haz click aquí para escribir un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies