Aviación ejecutiva Aviones Aviones corporativos

Rusia relanza su avión supersónico ejecutivo, ahora con Emiratos Árabes

Propuesta de Sukhoi de un ractor ejecutivo supersónico.
Propuesta de Sukhoi de un ractor ejecutivo supersónico.

Rusia y Emiratos Árabes Unidos acuerdan desarrollar conjuntamente un reactor ejecutivo supersónico de 8 plazas y otro de 30.

Rusia, por medio de United Aircraft Corporation, y Emiratos Árabes Unidos, por Mubadala, crearán una empresa conjunta para el desarrollo de dos nuevos aviones ejecutivos supersónicos, según ha anunciado Denis Manturov, ministro de Industria y Comercio de Rusia.

El primero de estos aviones podrá transportar a ocho pasajeros en una cabina VIP, mientras que el segundo, en una cabina más corporativa tendrá una capacidad de 30 pasajeros.

Porpuesta en 2019 del Instituto Central de Aero-Hidro Dinámica para un ejecutivo supersónico.
Porpuesta en 2019 del Instituto Central de Aero-Hidro Dinámica para un ejecutivo supersónico.

A lo largo de este 2020 ambos países deberán cerrar el acuerdo, incluyendo la participación accionarial de cada uno, que según Manturov todavía no se ha discutido, y comenzar los trabajos de diseño, de tal forma que a finales de 2021 o principios de 2022 se puedan mostrar algunos diseños previos para estos aviones.

No obstante, en las conversaciones previas se ha establecido que estos tengan una velocidad de crucero de entre Mach 1,5 y 1,8, (entre 1.850 y 2200 km/h) con una autonomía de unas cuatro horas a Mach 1,8. Esto permitiría por ejemplo volar de Madrid a Sao Paulo o a Mumbay.

Así iba a ser el reactor ejecutivo de Gulfstream y Sukhoi.
Así iba a ser el reactor ejecutivo de Gulfstream y Sukhoi.

Para la industria aeronáutica rusa no se trata de un proyecto nuevo. Ya en 1990 Sukhoi anunció una alianza con Gulfstream de Estados Unidos para un avión de este tipo, denominado S-21, capaz de transportar a entre 6 y 10 pasajeros a 4.400 km volando a Mach 1,4 o 7.500 km a velocidad subsónica.

En 2019, Vladimir Putin, sugirió en una visita a Kazan Aviation Production Association (KAPO) que desarrollasen un reactor ejecutivo supersónico que podría utilizar tecnologías usadas en el bombardero estratégico Tupolev Tu-160. Poco después Yuri Slyusar, entonces presidente de United Aircraft señalaba que estaban trabajando en esa idea. Antes, en 2017 en el salón de Moscú, el Instituto Central de Aero-Hidro Dinámica ya había mostrado una maqueta de un posible desarrollo de este tipo. Tras la “idea” de Putin, se reconoció un mercado potencial, solo en Rusia, de entre 20 y 30 aviones con un precio de venta de entre 100 millones y 120 millones de dólares, y de unos 150 millones ya completamente equipados.

Diseño ruso preliminar de un reactor ejecutivo supersónico silencioso en 2012.
Diseño ruso preliminar de un reactor ejecutivo supersónico silencioso en 2012.

El ministro Manturov ha señaldo que en estos momentos el Centro de Investigación Zhukovsky y Tupolev están trabajando en dos diseños de aviones supersónicos, pero que Rusia está dispuesta a invertir en Emiratos Árabes para que la industria de ese país logre las competencias técnicas precisas para llevar a cabo los trabajos de diseño, desarrollo, fabricación y certificación.

Ello, Manturov señaló que “no sería muy caro, unos 100 millones de dólares inicialmente hasta llegar a la fase de un demostrador. Después “si despega el demostrador en 2023, deberemos gastar más de 6.000 millones de rublos, solos o juntos. Esos 6.000 millones de rublos son al cambio poco más de 80 millones de dólares.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies