Aviones Aviones comerciales Seguridad y accidentes

Airbus podría tener que retrasar la entrada en servicio del A321XLR

El primer A321 XLR ya pintado.
El primer A321 XLR ya pintado.

Coincidiendo con la salida del hangar de pintura del primer Airbus A321XLR, ha resurgido el problema de certificación del nuevo depósito central de combustible.

Esta semana el primer Airbus A321XLR ha sido pintado en las instalaciones de Airbus en Finkenwerder; y al mismo tiempo ha resurgido el tema de la certificación del nuevo depósito de combustible de 12.900 litros bajo la cabina de pasaje, gracias al cual Airbus puede ofrecer una autonomía de 8.700 km.

Hace ya algo más de un año, Boeing puso una serie de objeciones, dentro del proceso de información pública para la certificación de la nueva variante del A321neo, al diseño del depósito. Aunque pueda ser una inquietud real, como ya señalamos en su día, no era la primera vez que un fabricante pone objeciones al diseño de la competencia con el fin de retrasarla.

El nuevo depósito va situado bajo la cabina de pasaje, con su extremo posterior alineado con el borde de salida del ala.
El nuevo depósito va situado bajo la cabina de pasaje, con su extremo posterior alineado con el borde de salida del ala.

Han sido varios los medios estadounidenses, así como la agencia británica Reuters, que han publicado que tanto Airbus como EASA siguen hablando de este tema y que EASA podría imponer a Airbus importantes cambios en el diseño del depósito.

El diseño integral del depósito (el fuselaje y el suelo de la cabina forman la estructura del mismo) es para Airbus lo suficientemente seguro, además de que cuenta con una serie de paneles aislantes para proteger a la cabina de pasaje de un posible incendio en el caso de una toma sin tren o una toma lo suficientemente dura como para causar daños al fuselaje en forma de deformaciones o grietas por las que pueda escapar el combustible e incendiarse.

Según estas informaciones, AESA ha reconocido estar evaluando seriamente obligar a Airbus a cambiar el diseño del depósito, o al menos de la parte inferior del fuselaje y los carenados ventrales para asegurar una mayor protección. Esto podría suponer a Airbus tener que retrasar la entrada en servicio del modelo entre seis meses y un año, dependiendo del nivel de cambios que se exijan.

Además, se señala, los cambios que se puedan tener que hacer podrían afectar al volumen de combustible en este depósito, y por tanto a la autonomía del A321 XLR.

Ambas partes están en comunicación constante para definir las modificaciones precisas, y AESA señala que cualquier cambio que se decida será sometido a un proceso de consultas antes de adaptarse.

Luis Calvo

1 comentario

Haz click aquí para escribir un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies