Aviación comercial Aviones Aviones experimentales

Virgin Galactic y NASA juntas para volar supersónicamente

17 años después de la retirada del Concorde se sigue buscando un sustituto.
17 años después de la retirada del Concorde se sigue buscando un sustituto.

La NASA se une también a Virgin Galactic para el desarrollo de aviones supersónicos de pasaje.

Mientras la mayoría de los diferentes proyectos de aviones supersónicos se arrastran a velocidad de caracol, la NASA y Virgin Galactic se han unido para el desarrollo de nuevas tecnologías para el vuelo a gran velocidad.

Ambas empresas, junto a la filial de Virgin Galactic, The Spaceship Company (que fabrica las aeronaves para esta) trabajarán juntas para avanzar “en los esfuerzos de los Estados Unidos para producir vehículos de alto Mach técnicamente factibles para posibles aplicaciones civiles”.

Virgin Galactic considera que con sus avanzadas tecnologías de diseño, ingeniería y producción, y sus miles de horas de ensayos en vuelo puede liderar el desarrollo de nuevas aplicaciones aeroespaciales, y junto a sus socios industriales desarrollar un vehículo para el viaje aéreo a alta velocidad de nueva generación, “con especial atención a la experiencia del cliente y la responsabilidad medioambiental”.

El Boom Overture  podrá transportar a un máximo de 75 pasajeros.
El Boom Overture podrá transportar a un máximo de 75 pasajeros.

 

Mientras, Boom, cuyo proyecto de avión de pasaje supersónico es el más avanzado hasta el momento sigue trabajando en el XB-1, un demostrador tecnológico que debía volar este verano, y que servirá para probar soluciones para Overture, su modelo de producción.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies