Clúster Aeronáuticos Empresas Industria

La industria aeroespacial vasca facturó más de 2.600 millones en 2019

Carlos Alzola, que ha sido reelegido como presidente de Hegan en la asamblea, y Ana Villate, directora del Clúster.
Carlos Alzola, que ha sido reelegido como presidente de Hegan en la asamblea, y Ana Villate, directora del Clúster.

La Asociación Cluster de Aeronáutica y Espacio Hegan ha celebrado su asamblea general en la que se han presentado los datos de 2019 de las empresas asociadas.

La facturación de las empresas aeroespaciales asociadas en Hegan el clúster del sector en el País Vasco aumentó en 2019 en un 6,4 por ciento respecto a 2018, alcanzando los 2.615 millones de euros. De ellos, 202 millones correspondieron a contratos de exportación y 966 millones a facturación entre empresas radicadas en el País Vasco. El resto, 1.447 millones, correspondió a facturación a otras empresas en España. Con estas cifras, el valor de las exportaciones cayeron un 24,9 por ciento respecto a 2018, mientras que la facturación dentro del País Vasco se contrajo un 2,4 por ciento y la de otras empresas españolas creció un 20,7 por ciento. Por subsectores, Aeroestructuras representó el 53 por ciento de la facturación; Motores supuso el 41 por ciento; Sistemas y Equipos, el 3,6 por ciento, y Espacio, el 2,4 por ciento.

Desde Hegan destacan que Reino Unido, con el 32 por ciento de las exportaciones, fue el primer destinatario de los productos producidos por las 70 empresas que forman el clúster, seguido por Francia (17 por ciento), Estados Unidos (16 por ciento), Alemania (15 por ciento) y Canadá (4 por ciento).

Otras cifras interesantes son las que indican que estas empresas, que representan tan solo el 2,5 por ciento del empleo industrial en la región, generaron el 5,7 por ciento del PIB industrial de la misma, lo que “revela la importancia de este clúster en cuanto a generación de empleo de alta calidad y capacitación”. Según sus datos, de los algo más de 15.100 empleados de estas 70 empresas en todo el mundo, un 22 por ciento, 3.326, son mujeres. De ellas, 1.824 son directivas, ingenieras o graduadas, lo que representa el 55 por ciento de estas categorías. 336 son trabajadoras manuales, el 10 por ciento del total. Y 1.166 son técnicas, administrativas o tienen otras calificaciones u ocupan otros puestos, el 35 por ciento de estos.

Para Hegan estos resultados económicos han estado en línea con las previsiones del clúster, si bien no han querido, en la asamblea celebrada telemáticamente, dejar de lanzar avisos sobre lo que está ocurriendo en la industria por el COVID-19, y lo que puede ocurrir en 2021, dando ya por perdido 2020.

La recuperación de la actividad a niveles anteriores a la pandemia podría posponerse hasta dentro de 4 ó 5 años según expertos del sector y las grandes empresas fabricantes, afectando a su producción de aviones comerciales y a toda su cadena de valor. Esta situación impacta de lleno en el empleo y pone presión sobre el riesgo de pérdida de capacidades estratégicas (talento y competitividad) de la industria, vitales para una salida simétrica (en condiciones equivalentes con el resto de países con los que competimos y con sectores muy protegidos) en la primera fase de la recuperación” han destacado desde Hegan.

También han señalado que creen que “es preciso seguir trabajando con las distintas administraciones para diseñar y poner en marcha medidas, con la necesaria ambición presupuestaria, que permitan preservar una actividad fundamental para nuestra economía. Es, igualmente, el momento de adoptar iniciativas de apoyo a la cadena de suministro que les ayude a superar las dificultades de liquidez, a garantizar la supervivencia de las empresas y a mantener el nivel tecnológico del que hoy disfrutamos -que tanto ha costado conseguir- para impulsar el desarrollo de nuevas tecnologías para la aviación del futuro.

Algunas, no todas, de estas necesarias acciones están recogidas en el acuerdo suscrito por el Gobierno Central y Airbus a finales del pasado mes de julio, y que se van poniendo en marcha paulatinamente. Entre otros, la puesta en marcha de nuevos programas aeronáuticos para la compañía Airbus que puedan ir materializándose, servirán para preservar las capacidades tecnológicas e industriales, reforzando así el sector y sus industrias auxiliares, intentando minimizar el impacto en el empleo que está generando esta crisis.

Finalmente, han recalcado que “se está preparando la transición de la Fabricación Avanzada a la Industria Inteligente. Desde la perspectiva del planteamiento estratégico global de la fabricación avanzada en el País Vasco en los diez últimos años, el reto de la sostenibilidad y el aprovechamiento de las oportunidades de la Inteligencia Artificial son los nuevos elementos que marcan la evolución desde la Estrategia de Fabricación Avanzada (2010-15) a la que siguió la estrategia Basque Industry 4.0 (2016-20)”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies