Fabricantes Industria

Boeing pierde 3.000 millones de dólares en la primera mitad de 2020

Cadena de montaje del Boeing 787 en Charleston.
Cadena de montaje del Boeing 787 en Charleston.

El B-737 MAX y el COVID-19 han llevado a Boeing a perder casi cuatro veces más que un año antes en la primera mitad del año.

Boeing ha perdido en la primera mitad de 2020 3.036 millones de dólares, lo que casi cuadruplica las pérdidas de 793 millones de un año antes, al tiempo que sus ingresos en el período han caído un 26 por ciento, de 38.668 millones a 28.715 millones. El resultado de las operaciones también ha empeorado de forma significativa: de unas pérdidas de 1.030 millones en 2019 a 4.317 millones en 2020.

El segundo trimestre, el más directamente afectado por la pandemia del COVID-19  (Boeing cerró temporalmente sus factorías para adoptar medidas de protección para sus empleados) y cuando se han producido la mayoría de las cancelaciones o suspensión de entregas. Sin embargo las cifras son mejores que las del segundo trimestre de 2019. Aunque los ingresos cayeron un 25 por ciento, de 15.751 millones de dólares a 11.807 millones; las pérdidas netas cayeron de 2.942 millones en 2019 a 2.395 millones en 2020. Las pérdidas de las operaciones también disminuyeron de 3.380 millones a 2.964 millones.

Al final del semestre, la cartera de pedidos pendientes de entrega de Boeing estaba valorada en 409.000 millones de dólares.

Dave Calhoun, presidente de Boeing, ha declarado: “La diversidad de nuestra equilibrada cartera y nuestros servicios gubernamentales, defensa y programas espaciales nos proporcionan una estabilidad crítica a corto plazo a medida que tomamos medidas difíciles pero necesarias para adaptarnos a las nuevas realidades del mercado. Estamos tomando las medidas correctas para garantizar que estamos bien posicionados para el futuro al fortalecer nuestra cultura, mejorar la transparencia, reconstruir la confianza y transformar nuestro negocio para convertirlo en un Boeing mejor y más sostenible. Los viajes aéreos siempre han demostrado ser resistentes, y Boeing también”.

La división de aviones comerciales ha sido la más afectada.

Si en los primeros seis meses de 2019 entregó 239 aviones, valorados en 16.544 millones de dólares, en el mismo período de 2020 han sido 70, por valor de 7.838 millones. Las pérdidas en el primer semestre de 2019 fueron 3.773 millones y las de 2020 4.830 millones. En el segundo trimestre de 2020 la división tuvo unos cargos extraordinarios de 1.313 millones por el B-737 MAX, despidos de personal y por la suspensión temporal de la producción.

Mayo trajo la buena noticia del reinicio de la producción de componentes para el B-737 MAX en previsión de que la FAA y otras autoridades aeronáuticas recertifiquen el modelo para que pueda volver a entrar en servicio comercial.

Además, Boeing ha anunciado más recortes en sus cadencias de producción. Si al finalizar el primer trimestre de 2020 había previsto reducir de 14 a 10 aviones al mes la producción del B-787 en 2020, en 2021 la reducirá a 6 al mes. La del B-777 (en su versión actual y el B-777X, pasará de la reducción a tres al mes en 2020 a dos al mes en 2021 y estima entregar el primer B-777-9 (B-777X) en 2022.

Las cadencias del B-747 (6 al año) y B-767 (3 al mes, incluidos los KC-46 para la USAF), se mantendrán sin cambios.

Al finalizar el semestre, Boeing ha comenzado a enviar a Victorville aviones B-787 desde su factoría de Charleston a la espera de que su entrega a los clientes. Entre ellos dos destinados a Air Europa

Defensa, Espacio y Seguridad por su parte tuvo un beneficio de operaciones de 409 millones de dólares, un 78 por ciento menos que en el mismo período de 2019.Los ingresos cayeron un 4 por ciento de 13.166 millones a 12.630 millones. En el segundo trimestre los beneficios cayeron un 38 por ciento hasta los 600 millones de dólares, mientras que los ingresos casi no variaron con respecto a los mismos tres meses de 2019: 6.588 millones en 2020m 9 millones más que en 2019.

La cartera de pedidos al final del período suma 64.000 millones de dólares, de los que el 31 por ciento corresponden a contratos de exportación

Finalmente, Servicios Globales facturó un 11 por ciento menos: 8.116 millones frente a 9.162 millones y sus beneficios de operaciones cayeron de 1.340 millones en los primeros seis meses de 2019 a 36 millones en los de 2020. En el segundo trimestre los ingresos cayeron un 23 por ciento, y los 687 millones de beneficios de operaciones en 2019 se han convertido en 672 millones de pérdidas.

El periodo incluye un cargo extra de 923 millones de dólares por desvalorizaciones de activos e indemniaaciones por despidos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies