Motores

Airbus probará en vuelo el motor Rolls-Royce Ultrafan

El Rolls-Royce Ultrafan incorporará nueva tecnologías en el diseño de los álabes además de una cámara de combustión más eficiente y un sistema de engranajes para que cada parte del motor gire a la velocidad adecuada en todas las fases del vuelo.
El Rolls-Royce Ultrafan incorporará nueva tecnologías en el diseño de los álabes además de una cámara de combustión más eficiente y un sistema de engranajes para que cada parte del motor gire a la velocidad adecuada en todas las fases del vuelo.

Airbus y Rolls-Royce han firmado un acuerdo por el que probarán conjuntamente en vuelo un motor Ultrafan, que el fabricante de motores propone como la próxima generación de motores.

El motor Ultrafan de Rolls-Royce es el motor con el que el fabricante apuesta por lograr una reducción del 25 por ciento en el consumo de combustible respecto a los Trent 700 de primera generación de los Airbus A330 y un 5 por ciento adicional sobre la próxima generación del Trent en desarrollo.

El desarrollo del Ultrafan se está llevando a cabo en dos fases. Primero con un nuevo Trent denominado Advanced, con un índice de derivación de  más de 11.1 y un índice de presión de al menos 60:1 frente a 5:1 y 36:1 del Trent 700.

El Ultrafan subirá el índice de derivación a 15:1 o superior y el de presión a 70:1 como mínimo. Este motor incluirá el nuevo núcleo del Trent Advanced con una nueva turbina de presión intermedia con caja de reducción para mover el fan de entrada y el compresor.

Airbus se encargará de la integración del Rolls-Royce en el ala.
Airbus se encargará de la integración del Rolls-Royce en el ala.

Según Rolls-Royce, la tecnología que usará será escalable, lo que significa que lo podrá ofertar tanto para el A330, el A380 o para aviones más pequeños como el futuro sustituto del Boeing 757.

Con el apoyo económico del programa Celan Sky 2 de la Unión Europea, Airbus y Rolls-Royce trabajarán en la integración del carenado del motor y en el ala del avión que se usará para las pruebas. Estas dos partes del diseño se consideran claves para lograr la anunciada reducción del consumo.

Se espera que las primeras pruebas se lleven a cabo hacia 2019 o 2020 y el motor pueda entrar en servicio con la próxima generación de aviones comerciales hacia el final de la próxima década.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies