Derribo del vuelo Malaysia MH17

 

Casi 24 horas después de que el Boeing 777 de Malaysia Airlines que cubría la ruta Amsterdam Kuala Lumpur se estrellase en Ucrania tras, todo parece indicarlo, recibir el impacto de un misil, todo sigue igual.

Boeing 777-200ER 9M-MRQ

Boeing 777 de Malaysia Airlines idéntico al accidentado en Ucrania.

Eran las 13:19 hora de Greenwich cuando desaparecía de las pantallas de los controladores el vuelo MH17 de Malaysia Airlines que volaba a 33.000 pies de altitud (10.058 metros). Poco después comenzaban a aparecer en internet fotos de los restos del avión, con los cadáveres de los 298 ocupantes: 273 pasajeros y 15 tripulantes junto al pueblo de Hrabove en Ucrania, a unos 60 km al este de la ciudad de Donetsk, y a unos 50 km de la frontera con Rusia. De hecho, la primera alarma la dieron los controladores rusos dado que el avión no llegó a entrar en su espacio aéreo.

Los restos del avión han aparecido muy desperdigados, con algunas partes del avión a kilómetros del campo principal de restos. Esto por sí sólo ya indica que el avión comenzó a desintegrarse en el aire.

El avión era un Boeing 777-200,matrícula 9M-MRD, gemelo de aquel que desapareció el 8  de marzo  en un vuelo entre Kuala Lumpur y Beijing y cuyos restos siguen sin hallarse.

Se da la circunstancia que el día del accidente, 17 de julio, se cumplían 17 años del primer vuelo del avión en las instalaciones de Boeing en Everett donde fue construido. En estos 17 años el B-777 había acumulado 75.322 horas de vuelo y 11.434 ciclos.

A pesar de los combates que se desarrollan en la región, ninguna autoridad había prohibido los vuelos comerciales sobre Ucrania. La FAAhabia emitido un NOTAM el 3 de abril, después convertido en regulación, prohibiendo a los aviones de matrícula estadounidense sobrevolar la península de Crimea y algunas zonas de Ucrania, pero concretamente la zona del derribo no estaba incluida. IATA, autoridades de control aéreo e instituciones similares han señalado que al no haber una guerra declarada en Ucrania no se había prohibido su sobrevuelo por aeronaves comerciales.

Apenas minutos después de conocerse el accidente la práctica totalidad de los vuelos que tenían que sobrevolar Ucrania comenzaban a solicitar cambios en sus planes de vuelo para variar su ruta evitando el país. Unas horas después la FAA y otras autoridades comenzaban a emitir NOTAMS prohibiendo los vuelos sobre Ucrania.

Casi antes de que las imágenes del avión estrellado inundasen los medios sociales ya se empezó a  hablar de que había sido derribado por un misil tierra-aire disparado por los rebeldes ucranianos  prorrusos. En las horas posteriores han aparecido supuestas conversaciones entre mandos de estos que confirmarían el derribo. En estas los responsables del derribo, al comunicarlo a sus superiores señalan que creían que era un avión de transporte militar Antonov.´

lanzadera de misiles BUK

Una lanzadera de este tipo podría haber sido usada para disparar el misil contra el vuelo MH17.

Poco después portavoces del Gobierno de Estados Unidos confirmaban que el B-777 había sido derribado por un misil, posiblemente un SA-11 guiado por radar. Al mismo tiempo, el Gobierno ucraniano y rebeldes se acusaban mutuamente de haber sido los causantes del derribo. Según parece satélites de vigilancia estadounidenses habrían detectado el lanzamiento del misil, aunque no, al menos de momento, determinar a quién pertenecía el vehículo lanzador. Sin embargo los rebeldes ucranianos habían publicado fotos en twitter de una lanzadera de misiles de este tipo, y esta ha sido vista varias veces en la zona del derribo. Al parecer sería un vehículo capturado al Ejército ucraniano,

En las semanas anteriores los rebeldes habían derribado varios aviones de transporte, helicópteros,  e incluso algún caza de la Fuerza Aérea ucraniana.

Antonov An-26 derribado en Ucrania.

Los restos del An-26 de la Fuerza Aérea de Ucrania derribado por los rebeldes convertidos en atracción turística.

ACCIDENTES DEL BOEING 777

Se trata del quinto B-777 destruido.

De ellos, sólo dos se pueden achacar a un problema en el avión o sus sistemas: el accidente del B-777-236ER G-YMMM de British Airways en el aeropuerto de Londres Heathrow el 17 de enero de 2008 se debió a un problema del avión. La formación de hielo en las tuberías y bombas de combustible que impidió que este llegase a los motores poco antes de aterrizar.

Y el del 29 de julio de 2009, cuando el B-777-266ER SU-GBP de Egyptair se incendiaba en tierra en el aeropuerto de El Cairo. El origen del fuego estuvo en el sistema de oxígeno de emergencia para el segundo piloto.

Los otros dos accidentes son:

El 6 de julio de 2013 el B-777-18EER HL7742 de Asiana Airlines tomaba corto de la pista del aeropuerto de San Francisco, perdiendo la cola en el impacto contra esta y prácticamente dando una vuelta de campana el avión. Tres pasajeros murieron, uno de ellos, una mujer, atropellada por una ambulancia de los servicios de rescate.

Y como hemos citado, el 8 de marzo de este año el B-777-2H6ER 9M-MRO de Malaysia Airlines desapareció entre Kuala Lumpur y Beijing con 239 ocupantes, sin que se hayan vuelto a tener noticias. Todo parece indicar una acción deliberada por parte de al menos uno de los pilotos.

Tags:

 
 
 

0 Comentarios

 

Sé el primero en comentar la noticia.

 

Escribe un comentario

 




XHTML: Puede usar:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>