Aerolineas COVID19 España trafico aéreo

Solo uno de cada cinco pasajeros que volaron en verano de 2019 lo hizo en 2020

El tráfico aéreo en España se desplomó en verano. Sólo un 20 por ciento de los pasajeros que cogieron un vuelo en verano de 2019 repitieron en la temporada estival en 2020.

Javier Gándara, presidente de ALA.
Javier Gándara, presidente de ALA.

Un verano nefasto para el transporte aéreo en España. Este ha sido el diagnóstico que Javier Gándara, presidente de la Asociación Española de Líneas Aéreas, ha realizado hoy en un encuentro online con los medios de comunicación. En el periodo estival, considerando los meses de junio, julio y agosto, solo se operaron el 36 por ciento de los vuelos que se realizaron en el mismo periodo del año anterior, mientras que la demanda cayó un 80 por ciento.

En agosto, el mes con mayor número de vuelos tradicionalmente, este porcentaje ascendió al 55 por ciento. Pero lo peor, ha comentado Gándara, es que estas cifras palidecen si se comparan con la demanda real. El presidente de ALA ha afirmado que el índice medio de ocupación de los vuelos durante la temporada ha sido del 60 por ciento en agosto, «lejos del break even para cualquier compañía aérea«.

Por mercados Gándara ha explicado que ha sido el doméstico el que mejor se comportó en agosto, mientras que los vuelos intercontinentales prácticamente han desparecido, y las conexiones europeas se han topado con la creciente dificultad de las restricciones de algunos países a volar a nuestro país.

A lo largo de toda su intervención Gándara ha insistido en que no se prevé una recuperación de la demanda previa a la crisis del Covid-19 hasta el año 2024 , lo que supondrá que la situación de las aerolíneas seguirá siendo muy complicada. Según estimaciones de IATA, las aerolíneas que operan en España perderán 15.000 millones de euros, y a final de año la pérdida de pasajeros será de 113 millones.

Esta situación hará que además de las medidas de supervivencia, tendrán que contemplarse otras dirigidas a la recuperación. En este sentido ha dado la bienvenida a la modificación anunciada ayer por la Comisión Europea, de la Regla 8020, sobre slots, que flexibiliza las normas para asegurarse estos derechos de despegue y aterrizaje  y no perderlos por reprogramación o eliminación coyuntural de algunas rutas y vuelos.

Respecto al impacto en el empleo, Gándara ha recordado que actualmente más del 80 por 100 de los trabajadores del sector están en ERTE, y ha pedido que éstos se amplíen hasta Semana Santa de 2021. Aún así, ha explicado, dada la ruinosa situación de las compañías áreas, es del todo probable que cuando se acabe este mecanismo se produzca una importante reestructuración de empleo.

ALA PIDE QUE EL GOBIERNO FINANCIE NUEVAS AYUDAS DE AENA A LAS AEROLÍNEAS

Ante esta situación Gándara ha descrito el plan de Ayudas que demandan al Gobierno. En primer lugar ha insistido en garantizar nuevas medidas de liquidez, que alcancen el nivel de otros países europeos. Ha puesto como ejemplo el caso de Francia, que frente a avales del 70 por ciento a estas líneas de financiación, ha elevado hasta el 90 por ciento en el caso de Air France.

Otra de las medidas propuestas por ALA hace referencia a las tasas que cobra Aena. Gándara ha afirmado que «habría que establecer un esquema más ambicioso, sin umbral mínimo,como ocurre en otros países, especialmente en las tasas de aterrizaje y por  pasajero«, todo ello a cargo de los fondos europeos de 140.000 millones de euros que recibirá España. «Somos conscientes de la situación por la que atraviesa Aena, que también ha visto reducido de manera importante su ingreso, por eso pedimos al Gobierno que coja el toro por los cuernos y realizar un plan financiado completamente por el Estado.» Y ha añadido que no será posible la recuperación del turismo si caen las aerolíneas, «ya que el 80 por ciento de los turistas llegan a nuestro país por vía aérea»

Ha pedido también que sea el Estado el que asuma la tasa de aparcamiento, que representa un ingreso de siete millones de euros mensuales para el ente gestor, así como el coste de otras medidas adicionales que ha puesto en marcha Aena para garantizar la seguridad en el tránsito por los aeropuertos, estimadas en 300 millones de euros. Así como la nueva tasa por pasajero que se empezará a cobrar a partir del 1 de enero de 2021 en los vuelos hacia el Reino Unido, de seis euros, como  consecuencia del Brexit.

Respecto a las previsiones para la temporada de invierno, que se inicia ahora, ha comentado que la asociación estima una oferta del 40 por ciento de la capacidad ofrecida en 2019, con una demanda que representará el 20 o el 30 por ciento de la del año anterior. Gándara ha concluido que estas previsiones son difíciles de extender para los meses de noviembre y diciembre, dada la incertidumbre con la que trabajan las compañías aéreas.

Para finalizar el presidente de ALA, y director general para España de Easyjet ha incidido en que la recuperación de la confianza del viajero es fundamental, y a eso no ayudan las distintas restricciones y recomendaciones que están realizando algunos países en Europa.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies