Aerolineas Aviación comercial COVID19 IATA

IATA: Las aerolíneas perderán 84.300 millones de dólares en 2020 por el COVID-19

El aeropuerto de Chicago O'Hare, vacío.
El aeropuerto de Chicago O'Hare, vacío.

IATA considera que los ingresos de las aerolíneas caerán un 50 por ciento en 2020 y que será el peor año de la historia de la aviación comercial.

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ha presentado sus nuevas estimaciones económicas para el sector en 2020, según las cuales, las aerolíneas están perdiendo 230 millones de dólares al día.

Debido a la paralización de los viajes en casi todo el mundo, y a la espera de cómo se vaya produciendo la reactivación de los  mismos, las aerolíneas verán reducida su facturación anual en un 50 por ciento de los 838.000 millones en 2019 a 419.000 millones, con un margen de negocio de -20,1 por ciento, y unas pérdidas globales de 84.300 millones de dólares.

De esos 419.000 millones que ingresarán las aerolíneas, 241 millones corresponderán al transporte de pasajeros (612 millones en 2019). Este descenso de casi el 61 por ciento, es superior al de la facturación total y se deberá a una caída del 18 por ciento en el ingreso medio por pasajero por la necesidad de realizar ofertas para animar a la gente a volar de nuevo.

Financieramente, 2020 será el peor año en la historia de la aviación. Con unas pérdidas totales de 84.300 millones de dólares. Significa que, según una estimación de 2.200 millones de pasajeros este año, las aerolíneas perderán 37,54 dólares por pasajero. Es por eso que el apoyo financiero del gobierno fue y sigue siendo crucial a medida que las aerolíneas gastan dinero en efectivo«.

Alexandre de Juniac, director general y consejero delegado de IATA

Según los datos de IATA, los costes de las aerolíneas no están bajando al mismo ritmo que la demanda. Al final de 2020 los gastos de las aerolíneas habrán bajado un 34.9 por ciento respecto a 2019, quedando en 517.000 millones de dólares. Pero los ingresos habrán caído, como decimos, un 50 por ciento.

De hecho, los costes no relacionados con el combustible crecerán en 2020 un 14,1 por ciento frente a 2019 debido a que los costes fijos se repartirán entre menos pasajeros y una menor utilización de los aviones.

Alexandre de Juniac
Alexandre de Juniac

La única buena noticia es que si el combustible se pagó en 2019 a una media de 77 dólares el barril, para este 2020 se estima que caiga a 36,8 dólares el barril. Sin embargo, pasará de representar un 23,7 por ciento de los costes de las aerolíneas en 2018 a sólo un 15 por ciento.

Las primeras medidas de reapertura ya están dando sus frutos. Las aerolíneas están retomando sus redes a lo largo del verano (aunque ninguna espera todavía llegar siquiera al 50 por ciento de su red pre COVID-19). Sin embargo, para IATA, en 2020 la demanda en pasajeros kilómetro transportados (PKT), caerá en torno al 54,7 por ciento comparada a 2019, y el número de pasajeros caerá incluso más, a 2,250 millones, lo que equivale al nivel de 2006. La capacidad ofertada sin embargo caerá sólo un 40,4 por ciento. La ocupación media de los aviones al final de año habrá estado en torno al 62,7 por ciento, 20 puntos porcentuales por debajo del 82,5 por ciento de 2019, que fue un año récord.

La caída mundial del transporte aéreo según IATA
Región Descenso de la demanda (PKT) (%) Descenso de la oferta (AKO) (%) Beneficio neto (millones de dólares)
América del Norte -52,6 ​-35,2 -23.100
Europa -56,4 ​-42,9 -21.500
Asia Pacífico -53,8 ​-39,2 -29.000
Oriente Medio -56,1 ​-46,1 -4.800
América Latina ​​-57,4 ​-43,3 -4.000
Africa -58,5 ​-50,4 -2.000
Total -54,7 -40,4 -84.300

Nota: cifras redondeadas.

De Juniac se mostró optimista “siempre que no haya una segunda y más dañina ola de COVID-19, lo peor del colapso del tráfico aérea parece haber quedado atrás”. También señaló que es necesario implantar las medidas mundiales que se han acordado por medio de OACI para mantener a pasajeros y tripulaciones seguras, y que con las medidas adecuadas de seguimiento, “Estas medidas deberían dar a los gobiernos la confianza para abrir fronteras sin medidas de cuarentena. Esa es una parte importante de la recuperación económica porque alrededor del 10 por ciento del PIB mundial proviene del turismo y gran parte del mismo depende de los viajes aéreos. Hacer que las personas vuelvan a volar de manera segura será un poderoso impulso económico”.

Sobre la carga, las aerolíneas, IATA estima, ingresarán unos 110.800 millones de dólares, lo que es casi un récord de ingresos anuales (algo más de 8.000 millones más que en 2019). Esto se deberá principalmente a que la cancelación de los vuelos de pasajeros ha causado una falta de espacio disponible para transportar carga por vía aérea. Ante esta falta de oferta, IATA calcula que las tarifas subirán un 30 por ciento este año. No obstante la carga transportada se estima que estará en torno los 51 millones de toneladas, 10,3 millones menos que en 2019. La carga pasará de representar un 12 por ciento de los ingresos de las aerolíneas en 2019 a un 26 por ciento.

Para 2021 se espera una recuperación del tráfico, aunque todavía lejos de los niveles de 2019.
Para 2021 se espera una recuperación del tráfico, aunque todavía lejos de los niveles de 2019.

En 2021 se producirá una cierta recuperación, con los ingresos sumando 598.000 millones, un 42 por ciento superiores a los de 2020, pero casi un 30 por ciento por debajo de los de 2019, Las pérdidas quedarán en 15.800 millones de dólares, con un margen comercial del -2,6 por ciento. Las aerolíneas perderán unos 5 dólares por pasajero transportado.

El número de pasajeros se espera que rondará los 3.380 millones, aproximadamente el mismo nivel de 2014, un 25 por ciento por debajo de las cifras de 2019.

La facturación por carga subirá un 25 por ciento respecto a 2020 hasta los 138.000 millones, si bien representará un 23 por ciento de los ingresos totales.

El combustible se situará en niveles similares a los de 2016 con unos 52,1 dólares por barril, un 51,8 por ciento más que en 2020 debido a una mayor demanda de derivados petrolíferos por la reactivación de la actividad económica. Este precio, sin embargo, según  los datos de IATA seguirá siendo el más bajo desde 2004, cuando el barril se pagó a 49,7 dólares.

El desafío para 2022 será convertir las pérdidas reducidas de 2021 en las ganancias que las aerolíneas necesitarán para pagar sus deudas de esta terrible crisis” sentenció de Juniac.

 LAS AYUDAS ESTATALES

Las cifras de IATA señalan que al iniciarse 2020 la situación económica de las aerolíneas era “relativamente buena tras una década beneficios. Para IATA las deudas de las aerolíneas sumaban 430.000 millones de dólares,aproximadamente la mitad de su facturación anual«. Las medidas de apoyo de los gobiernos, tan demandadas por IATA en anteriores previsiones de mercado,han evitado que las aerolíneas quiebren, pero han aumentado la deuda en 120.000 millones de dólares a 550.000 millones, que es aproximadamente el 92 por ciento de los ingresos esperados en 2021”.

Por ello, IATA vuelve a pedir “otras medidas de alivio que deberían centrarse en ayudar a las aerolíneas a generar más capital de trabajo y estimular la demanda en lugar de expandir aún más la deuda”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies