Aviones Aviones comerciales Industria Ingenieria

El COMAC CR929 pasa nuevas pruebas en el túnel de viento

El modelo del COMAC CR929 en la cámara de ensayos del tunel de viento.
El modelo del COMAC CR929 en la cámara de ensayos del tunel de viento.

La punta del ala ha sido el principal foco de las últimas pruebas aerodinámicas del COMAC CR929 que se acaban de realizar.

En el túnel de viento  T-128 del Instituto Central de Aerohidrodinámica N.E. Zhukovsky  (TsAGI, por sus siglas en ruso) se han completado una segunda serie de pruebas sobre un modelo del birreactor de dos pasillos COMAC CR929 en el que trabajan conjuntamente China y Rusia (de ahí el “CR” de la denominación).

Detalle del ala del modelo del CR929 en el tunel de viento.
Detalle del ala del modelo del CR929 en el tunel de viento.

La primera fase consistió en el estudio de dos versiones del ala para determinar las características aerodinámicas de crucero y el efecto de las superficies de control. Ahora se han centrado en la punta del ala con el equivalente a los “raked wing tips” del B-777 o los winglets del A330neo. Las pruebas se realizaron, según señalan desde el instituto, a velocidades de hasta Mach 0,96 y número de Reynolds de entre 3,5 millones y 5 millones, “también los especialistas del instituto llevaron a cabo la visualización del flujo por el método del cristal líquido, utilizando la tecnología de videogrametría, para determinar la deformación del ala. Los resultados confirmaron la alta calidad aerodinámica del trazado y la velocidad de vuelo de diseño de Mach 0,85, así como la deformación prevista del modelo en el túnel de viento”.

El tunel de viento T-128 del TsAGI. en la parte central de la derecha se sitúa la cámara de ensayos.
El tunel de viento T-128 del TsAGI. en la parte central de la derecha se sitúa la cámara de ensayos.

Ivan Chernyshev, jefe del Departamento de Aerodinámica de Aeronaves y Misiles del instituto, y director del proyecto, manifestó. “La principal diferencia del ala del modelo estudiado es una contracción muy elevada, que reduce el peso de la estructura. Su indicador es un récord para los aviones civiles nacionales. Sin embargo, al mismo tiempo, esta solución supone un serio reto para los aerodinamistas, ya que es importante evitar que se produzcan fenómenos de pérdida en las puntas de las alas, tanto a bajas como a altas velocidades de vuelo”.

Tras estas pruebas ya se está trabajando en preparar una tercera tanda para “averiguar las peculiaridades de la línea aerodinámica del modelo con el borde de salida del ala adaptado en los modos de vuelo de crucero e investigar las características de los pilones del motor modificados”.

El CR929 está previsto producirlo en tres versiones para 250 pasajeros (en tres clases) y un alcance de 14.000 km; para 280 pasajeros y 12.000 km; y para 320 y 1.000 km.  Su primer vuelo está programado para 2025 y la entrada en servicio de los primeros ejemplares para finales de 2028 o principios de 2029.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies