roneshow

España fue decisiva para el éxito del Apolo 11

 

Se acaban de cumplir 45 años del primer alunizaje del hombre en la Luna.  La estación de seguimiento de Fresnedillas (Madrid) fue una de las claves españolas para el éxito de la misión.

Museo de la Luna en la estación de Fresnedillas

Museo de la Luna en la estación de Fresnedillas

Por Juan Pons: Según ha recordado muchas veces el ingeniero español Luis Ruiz de Gopegui, “pude ver con mis propios ojos como el corazón de Armstrong latía a casi 150 pulsaciones por minuto”. “Eso ocurría –subraya Gopegui− momentos antes de que el módulo lunar despegara desde la superficie de la Luna al encuentro del módulo orbital, donde les esperaba Collins para el vuelo de regreso a la Tierra”.

Gopegui estaba al frente del equipo de técnicos españoles que se encontraban en la Estación de Seguimiento de Fresnedillas, y era el responsable de supervisar las constantes vitales de Armstrong y Aldrin y de vigilar la estancia de los tres astronautas norteamericanos sobre la misteriosa superficie lunar.

Y es que el papel de España y de los ingenieros y técnicos españoles fue decisiva para el éxito del alunizaje y retorno a la Tierra de la misión Apolo 11.

Al frente de todas las instalaciones y equipamientos desplegado en España para dar soporte a sus vuelos espaciales tripulados, la NASA había levantado tres centros de seguimiento en las localidades de Robledo de Chávela y Fresnedillas (en las cercanías de Madrid) y en Maspalomas (Gran Canaria), desde donde se remitían los datos al Centro de Control de Vuelos Tripulados (Houston, Texas).

El dispositivo humano que el INTA había desplegado para apoyar a la NASA estaba capitaneado por Manuel Bautista, teniente coronel ingeniero aeronáutico del Ejército del Aire. Junto a él estaba el capitán Andrés Ripoll, del Cuerpo de Ingenieros de Armamento del Ejército de Tierra. Como especialista en tecnología de misiles, Ripoll era el responsable de supervisar la trayectoria del lanzador, de la cápsula orbital y del módulo lunar.

En la Estación Espacial de Maspalomas, al sur de la isla de Gran Canaria, se encontraba Félix García Castañer, vigilando la telemetría. Su labor consistía en verificar que los datos de vuelo estaban dentro de los parámetros previstos.

Declaración de Aduanas del vuelo Apollo 11 al regreso de la Luna

Declaración de Aduanas del vuelo Apollo 11 al regreso de la Luna

En Maspalomas también estaba el ingeniero de telecomunicaciones Valeriano Claros, que controlaba el buen funcionamiento de las comunicaciones de voz y datos entre la estación de Maspalomas y Houston. Por su buen conocimiento del inglés, Claros también actuaba como enlace entre los técnicos norteamericanos y españoles.

El esfuerzo y dedicación de nuestros compatriotas fue de tal importancia para el feliz resultado de la misión Apolo 11 que los tres astronautas, Armstrong, Aldrin y Collins, dirigieron una carta conjunta de felicitación al teniente coronel Manuel Bautista, en la que le expresaban su gratitud por el buen trabajo de los técnicos españoles. Según recuerda Ripoll, “además de nuestra total entrega, el secreto consistía que lo habíamos ensayado todo cientos de veces”.

Tags:

 
 
 

0 Comentarios

 

Sé el primero en comentar la noticia.

 

Escribe un comentario

 




XHTML: Puede usar:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>